3.12.15

Con mi música y la Fallaci a otra parte

Después de muchos, muchos años, hoy di clase en la universidad por última vez.
No dictaré clases allí el semestre que viene y no sé si volveré algún día a dictar clases en una licenciatura en comunicación.
Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook. Me ganaron. Me rindo. Tiro la toalla.
Me cansé de estar hablando de asuntos que a mí me apasionan ante muchachos que no pueden despegar la vista de un teléfono que no cesa de recibir selfies.
Claro, es cierto, no todos son así.
Pero cada vez son más.
Hasta hace tres o cuatro años la exhortación a dejar el teléfono de lado durante 90 minutos -aunque más no fuera para no ser maleducados- todavía tenía algún efecto. Ya no. Puede ser que sea yo, que me haya desgastado demasiado en el combate. O que esté haciendo algo mal. Pero hay algo cierto: muchos de estos chicos no tienen conciencia de lo ofensivo e hiriente que es lo que hacen.
Además, cada vez es más difícil explicar cómo funciona el periodismo ante gente que no lo consume ni le ve sentido a estar informado.
Esta semana en clase salió el tema Venezuela. Solo una estudiante en 20 pudo decir lo básico del conflicto. Lo muy básico. El resto no tenía ni la más mínima idea. Les pregunté si sabían qué uruguayo estaba en medio de esa tormenta. Obviamente, ninguno sabía. Les pregunté si conocían quién es Almagro. Silencio. A las cansadas, desde el fondo del salón, una única chica balbuceó: ¿no era el canciller?
Así con todo.
¿Qué es lo que pasa en Siria? Silencio.
¿De qué partido tradicionalmente es aliado el PIT-CNT? Silencio.
¿Qué partido es más liberal, o está más a la "izquierda" en Estados Unidos, los demócratas o los republicanos? Silencio.
¿Saben quién es Vargas Llosa? ¡Sí!
¿Alguno leyó alguno de sus libros? No, ninguno.
Conectar a gente tan desinformada con el periodismo es complicado. Es como enseñar botánica a alguien que viene de un planeta donde no existen los vegetales.
En un ejercicio en el que debían salir a buscar una noticia a la calle, una estudiante regresó con esta noticia: todavía existen kioscos que venden diarios y revistas.
En la Naranja Mecánica, al protagonista le mantenían los ojos abiertos con unas pinzas, para que viera una sucesión interminable de imágenes, veloces, rápidas, violentas.
Con la nueva generación no se necesitan las pinzas.
Selfies Facebook Naranja MecánicaUna sucesión interminable de imágenes de amigos sonrientes les bombardea el cerebro. El tiempo se les va en eso. Una clase se dispersaba por un video que uno le iba mostrando a otro. Pregunté de qué se trataba, con la esperanza de que sirviera como aporte o disparador de algo. Era un video en Facebook de un cachorrito de león que jugaba.
El resultado de producir así, al menos en los trabajos que yo recibo, es muy pobre. La atención tiene que estar muy dispersa para que escriban mal hasta su propio nombre, como pasa.
Llega un momento en que ser periodista te juega en contra. Porque uno está entrenado en ponerse en los zapatos del otro, cultiva la empatía como herramienta básica de trabajo. Y entonces ve que a estos muchachos -que siguen teniendo la inteligencia, la simpatía y la calidez de siempre- los estafaron, que la culpa no es solo de ellos. Que la incultura, el desinterés y la ajenidad no les nacieron solos. Que les fueron matando la curiosidad y que, con cada maestra que dejó de corregirles las faltas de ortografía, les enseñaron que todo da más o menos lo mismo.
Entonces, cuando uno comprende que ellos también son víctimas, casi sin darse cuenta va bajando la guardia.
Y lo malo termina siendo aprobado como mediocre; lo mediocre pasa por bueno; y lo bueno, las pocas veces que llega, se celebra como si fuera brillante.
No quiero ser parte de ese círculo perverso.
Nunca fui así y no lo seré.
Lo que hago, siempre me gustó hacerlo bien. Lo mejor posible.
Justamente, porque creo en la excelencia, todos los años llevo a clase grandes ejemplos del periodismo, esos que le encienden el alma incluso a un témpano. Este año, proyectando la película El Informante, sobre dos héroes del periodismo y de la vida, vi a gente dormirse en el salón y a otros chateando en WhatsApp o Facebook.
¡Yo la vi más de 200 veces y todavía hay escenas donde tengo que aguantarme las lágrimas!
También les llevé la entrevista de Oriana Fallaci a Galtieri. Toda la vida resultó. Ahora se te va una clase entera en preparar el ambiente: primero tenés que contarles quién era Galtieri, qué fue la guerra de las Malvinas, en qué momento histórico la corajuda periodista italiana se sentó frente al dictador.
Les expliqué todo. Les pasé el video de la Plaza de Mayo repleta de una multitud enloquecida vivando a Galtieri, cuando dijo: "¡Si quieren venir, que vengan! ¡Les presentaremos batalla!".
Normalmente, a esta altura, todos los años ya había conseguido que la mayor parte de la clase siguiera el asunto con fascinación.
Este año no. Caras absortas. Desinterés. Un pibe despatarrado mirando su Facebook. Todo el año estuvo igual.
Llegamos a la entrevista. Leímos los fragmentos más duros e inolvidables.
Silencio.
Silencio.
Silencio.
Ellos querían que terminara la clase.
Yo también.

---

Ver también: algunas aclaraciones y respuestas.
Ver también: Qué lo parió, Mendieta.
Ver también: La enfermedad del peridismo

203 comentarios:

  1. Lo viví como estudiante de periodismo, cuando el celular estaba lejos de lograr masividad y transformarse en la peor prótesis humana. Hoy lo veo en educación secundaria, donde cualquier contacto con el aparato logra ser más seductor que cualquier clase, por más que te esfuerces. Pero se supone que la Universidad, pública o privada, tendría que ser diferente... El "quiero ser periodista" debería encerrar una vocación impulsada por ese fuego sagrado... Claro, bastaría con preguntarles cuáles son sus periodistas de referencia, a ver si uno acaso llega a un periodista de gráfica. "Quiero ser panelista".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy profesor de fonética inglesa en una universidad privada de Colombia. La única condición que yo puse antes de firmar el contrato es que cualquier estudiante que estuviera viendo , jugando o chateando con su teléfono celular en mi clase seria expulsado sin ton ni son. Yo tuve el respaldo de la universidad con la condición de que les informara de mi única condición al inicio del semestre académico para así tener las reglas claras ANTES. Me ha funcionado muy bien. En 3 años solamente he expulsado a uno. Ellos ya lo saben y uno le dice al otro que con este "man" no se juega. No tengo nada contra los celulares sino que creo que debe haber un espacio para cada cosa.

      Eliminar
    2. Yo soy profesor de fonética inglesa en una universidad privada de Colombia. La única condición que yo puse antes de firmar el contrato es que cualquier estudiante que estuviera viendo , jugando o chateando con su teléfono celular en mi clase seria expulsado sin ton ni son. Yo tuve el respaldo de la universidad con la condición de que les informara de mi única condición al inicio del semestre académico para así tener las reglas claras ANTES. Me ha funcionado muy bien. En 3 años solamente he expulsado a uno. Ellos ya lo saben y uno le dice al otro que con este "man" no se juega. No tengo nada contra los celulares sino que creo que debe haber un espacio para cada cosa.

      Eliminar
    3. Estimado profesor, respeto su decisión de dejar la docencia. Pero permita usted mi opinión. El celular hoy día es como un lápìz, una computadora, una enciclopedia, etc, etc ¡en manos de sus alumnos!. ¿No pensó usted en sacar provecho de todo esto? Evidentemente a usted no le gusta la docencia, prefiere otra cosa. Creo que es muy buena su decisión. Dedíquese usted a otra cosa que le llene el alma. A mi, lo que me llena el alma, es estar con los alumnos y que progresen: con celular o sin ellos. Evidentemente tendrá mucho más éxito en su nueva elección. Una ex colega. Soy profesora.

      Eliminar
    4. No sea así, profesora. ¿Sabe lo ofensivo que es decirle a alguien que se dedique a otra cosa? Y es muy común escucharlo de muchos docentes, sobre todo de los más jóvenes, estudiantes de ciencias humanas. ¿Por que será?

      Eliminar
    5. Estamos entrando con pasos temerosos a otra era de la humanidad. Buena o mala? No lo sabemos. Tampoco lo sabian al inicio de la era industrial y mucho menos cuando aparecio el internet. Cual es la cualidad mas importante de nuestra especie? su capacidad de adaptación. Y esa adaptación se da ajustando su comportamiento y sus costumbres a los cambios

      Lo complicado hoy es que los cambios se dan en un flujo continuo y eso hace que los procesos adaptativos (mas lentos) no logren sincronizarse. Sin embargo, en el mundo muchos educadores y sistemas educativos se estan moviendo para aprovechar las nuevas formas de gestionar conocimiento y los mismos jovenes terminan ajustando sus intereses y utilizando todas las redes disponibles para cumplir con sus expectativas, las cuales no son las mismas que tenemos los de otras generaciones.

      Eliminar
    6. Este es un comentario la entrada de Leonardo Haberkorn.
      Mi nombre es René Gastelumendi Dargent y soy docente en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, UPC, en Lima, Perú. La facultad a la que pertenezco, Negocios, tiene terminantemente prohibido a los alumnos la utilización de celulares, tabletas o computadoras en el aula, pero aún así, pillo a algunos comunicándose con el dispositivo. Es allí cuando advierto que al siguiente lo hecho del aula y…funciona. Me siento apoyado por la institución y lo agradezco. Varias veces les he dicho -tal vez con la misma indignación de Leonardo Haberkorn- que considero un falta de respeto “absoluta” la utilización de adminículos modernos que compiten con alguien –el profesor- que está poniendo “alma, corazón y vida” en dar su clase.

      Eliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    8. Estimada profesora anónima:
      Lamento que deje escapar en sus líneas cierto tinte de enojo.
      Permítame aportar una idea a su figura metafórica: un celular es como un lápiz en tanto se use como herramienta para el estudio y el progreso académico del que Ud. se ufana haber conseguido con sus estudiantes (dado que explicita conocer la sensación de tener el alma llena por estar con ellos Y que progresen). Sin embargo, ¿De qué sirve ese lápiz si se deja dentro de un estuche o bolso? Mejor ni hablar de los usos oscuros y viles que le encuentran algunos a un lápiz con buena punta...
      Entonces, no es cuestión del 'qué', sino del 'cómo'. Bien dijo Ud. que estamos entrando a una nueva era, la de "el internet" (hace varias décadas ya que venimos entrando), y nuevas tecnologías y, desde ya, los tiempos de los procesos adaptativos varían de acuerdo a cada generación. ¿Por qué en lugar de alentar Ud. al retiro de este docente, no le aporta algunas ideas? Habría jurado que el progreso se logra de manera mancomunada, no como una carrera que alienta el exitismo individualista.
      ¿No reconsideraría Ud. la posibilidad de exhortar a este hombre para que retome su vocación? ¿No compartiría Ud. con él todas esas luces que obtuvo de este nuevo iluminismo tecnologicista?
      Mi experiencia actual, como estudiante de carrera de grado, me ha demostrado que, por el momento, los intentos por alcanzar ese sincretismo entre la formación académica y las IT sólo han logrado mediocrizar la educación.
      Tal vez esto requiera una reevaluación de nuestras palabras desde un punto de vista más humilde.
      Seguramente tendrá mucho más exito en su próxima aserción. Un estudiante.

      Eliminar
    9. Excelente tu posición, estoy de acuerdo contigo.

      Eliminar
    10. La profesora anónima no piensa que el Internet no es más que un medio de comunicación. No se puede (ni debe) ingresar a clases con un medio de comunicación, sea una revista, una tele o una radio. Una clase universitaria debe ser un homenaje a la comunicación directa, grupal, sin intermediarios. El pretexto de que los estudiantes deben buscar información en sus celulares es una patraña.

      Eliminar
    11. Evaristo, eso que expones es un DISPARATE, principalmente si lo aplicamos a la formación precisamente en comunicación, donde los medios, ya sea por aire, escritos, o digitales, son la materia prima en cuanto a el aprendizaje. Lamentable comentario...

      Eliminar
    12. Soy estudiante de formación docente, tengo treinta años y he tenido la oportunidad -por diferentes circunstancias de la vida- de ser alumno de las generaciones "pre celular" así como alumno de esta era en que el celular es protagonista (para bien o para mal). Debo decir que en parte estoy de acuerdo con la profesora anónima y no me identifico con la frase "los intentos por alcanzar ese sincretismo entre la formación académica y las IT sólo han logrado mediocrizar la educación"; del estudiante Caronte. En primer lugar estoy absolutamente convencido que ser docente de ninguna manera implica solamente el amor y la dedicación por un conocimiento que de manera muy respetable y admirable un ser humano pueda tener. La docencia implica muchísimas cosas que están por encima del conocimiento especifico que esta puede brindar y eso lo construye (y destaco este concepto, lo construye) una formación específicamente en docencia que requiere habilidades pedagógicas, didácticas, psicológicas, sociológicas, entre muchas otras, por nombrar tan solo algunas, las cuales contribuyen no solo a poder pararse desde la zona de confort de un área de conocimiento especifica frente a un grupo de jóvenes, sino muy por el contrario a enfrentar el desafío de poder encontrar mecanismos eficaces en la formación de SERES HUMANOS, no de personas con titulo de profesión. Las tecnologías de la información (IT) hoy en día no son algo entrometido, nocivo, ajeno a un aula, absolutamente son parte de esta y los alumnos ya no son quienes se sublevan ante la ponencia del docente detrás del estrado, son ellos y sus TI quienes ponen sobre la mesa hacia donde van los intereses de conocer y como han de ser alcanzados. Por esto y por muchísimo mas es que considero que ante esta realidad, dar un paso al costado, lejos está de ser un fracaso o rendición sino que -en mi humilde opinión- marca un signo de grandeza y madurez en el ser humano que logra percibir justamente que ser docente, desde siempre, pero cada vez mas, es un desafío muy superior a dominar y manifestar cocimiento y que son las nuevas generaciones de la mano del avance tecnológico las que marcan claramente que el mundo es diferente y mañana lo será aun mas.

      Eliminar
    13. Alvaro Pérez, me parece muy bien incluir las TI en las clases, siempre y cuando sean una herramienta eficaz y pertinente. Sin embargo, el profesor renunciante ha explicitado el paupérrimo nivel de conexión con la realidad presente, local y global, el desconocimiento de la historia reciente, de ciertos conceptos básicos para un estudiante de periodismo o periodista, pero sobre todo, ha puesto de manifiesto el desinterés, la falta de empatía y la apatía... (¿cómo no conectar con el dolor y la injusticia, por ejemplo?); Ojalá, como dice usted, los estudiantes demostraran que sus celulares y las redes sociales los están ayudando a estar conectados con la realidad, a estar más y mejor informados, a analizar la realidad desde diferentes perspectivas, a reflexionar y ser críticos. Pero hay elementos suficientes en la carta para inferir que los celulares y las redes sociales NO ESTÁN CUMPLIENDO UNA FUNCIÓN DE SOPORTE o como "material didáctico" en este caso. Yo también soy profesora y trato de usarlo como tal, muchas veces me resulta y otras no.

      Eliminar
    14. Alvaro Perez- Muy interesante lectura. Saludos

      Eliminar
    15. Es lamentable ver que hay "profesores" defendiendo todo sobre los celulares. Si hay razón en decir que el móbil es in lápiz, una computadora, etc. Pero hay que quitarse la venda de los ojos y las esposas de "no me interesa lo que hagan" y dares cuenta que cuando se esta en in aula es para aprender y respetar el conocimiento que se quiere imparter. Si miran los celulares y lo que están hacienda con ellos los estudiantes, es triste ver que no es sobre la material, ni es para ser ese lapis o esa computadora para la clase. Solo digo... Un académico, professor y consejero.

      Eliminar
  2. Tiene que seguir aguantando,no hay que tirar la toalla jamás.Mi sobrina es una de sus alumnas y lo quiere mucho y reconoce valía como docente.Yo soy docente,en el Iava.Enseño Derecho y Ciencias Políticas,la lucha es la misma,con el celular,llegadas tarde,faltas,actitudes,desinterés,desinformación.No saben que es la gobernabilidad,el gobierno,los partidos,le Estado,el poder,aunque se les explique diez veces.Pues el tiempo del estudio por horas a terminado,ahora el aula es espacio donde el docente debe ser entretenedor,un payaso,manejar recursos audiovisuales,contar chistes aunque tenga 39 de fiebre,hacer de psicólogo,asistente social,y muchas cosas m´s,por un sueldo que evidentemente ,es menor que el suyo.En una audiencia gano lo que acá en una semana,les comenté un día.Ah,entonces está loca,y todavía para y pierde esta miseria,para que viene?Porque creo que cada día que me voy dejo una semilla plantada,algo crece,en ustedes,en mí.Eso se llama vocación,aunque la opinión pública y los políticos y los medios de prensa nos arrastren por el piso-Tiene razón,gritó uno desde el fondo-Ella es lo más,me enseñó los líos entre el peronismo,el kirchnerismo y el PJ en Argentina en un saque ,entendí todo.-¿Y qué tiene que ver-saltó otro-Que te enseña para la vida, a ser menos burra,boluda-Lo sigo en twitter.Tal vez nunca lea este comentario,quise compartir mi experiencia con usted.Doris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy buena respuesta Doris. eso se llama vocacion. (no tengo acentos en la compu).
      siga adelante que ya es bueno si al menos rescata una persona.

      Eliminar
    2. Sombrío pero verdadero. Si uno pudiera, habría que seguir adelante con los pocos, los sobrevivientes de este sistema adictivo y perverso. Son como los lectores de Farenheit, hay que preservar esa "raza" porque el futuro depende de ello. Dejo un link a un artículo que escribí a propósito de las falñtas de ortografía:
      Después de ‘m’ va ‘b’. Porque sí.
      Por María Cristina Oleaga
      mcoleaga@elpsicoanalitico.com.ar
      http://www.elpsicoanalitico.com.ar/um/oleaga-despues-de-m-va-b.php
      Saludos cordiales!

      Eliminar
    3. Ése es otro problema. Además de lo aquí planteado existen computadoras sin acentos o sin la posibilidad de escribir la letra eñe y así seguimos.

      Eliminar
    4. Estimado use el recurso alt+164 (o 165 siempre me confundo). Siempre esta la ñ. Solo que a veces es difícil configurar el teclado. Saludos.

      Eliminar
    5. Me gustaría ver los resultados de la profesora que se identifica como anónimo.

      Eliminar
    6. En cualquier dispositivo, o "compu", se puede escribir con acentos.

      Eliminar
  3. Nunca .mejor erxplicada la realidad. Aunque algunos mucho más que otros, todos , todos tenemos responsabilidad, principalmente los que vivimos otro Uruguuay. Por acción omision o voto.En el camino que elijas. ,arriba. DAnilo

    ResponderEliminar
  4. Me hizo acordar al Prof. Camilo Jiménez (más conocido a partir de su renuncia y posterior reconocimiento de su debilidad): http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-10911713

    ResponderEliminar
  5. Terrible, pero totalmente cierto. El desencanto en la juventud es total. No solo en el rubro del periodismo, aunque éste nos duele más por venir de ese palo. No estudié en la universidad donde dictabas clases pero tengo muy buenas referencias tuyas. Una lástima que abandonaras el barco...

    ResponderEliminar
  6. Y lo más lindo es que esos nenes ocuparán los medios de comunicación en los próximos años.
    ¿Universidad pública? ¿Qué es eso? ¿Se sale en la tele con un título de ella? No.

    Saludos
    Lau

    ResponderEliminar
  7. Me causa una terrible tristeza esta realidad. Y el futuro se ve cada día más negro. Ojala que siga dando criollos el tiempo pero por lo expresado en tu nota Leo la veo muy difícil. Entiendo tu frustración y es una pena que un docente con tus valores no sea aprovechado por los estudiantes.

    ResponderEliminar
  8. El problema, Leonardo, es que tus alumnos no quieren ser periodistas. Lo que quieren es ser community managers.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Community manager! Acá es donde caben las palabras de Papo a DJ Dero cuando el pibe decía que tocaba con los discos. "Conseguite un empleo honesto"

      Eliminar
  9. No lo puedo compartir. Quién bloquéa ésto?? Muy bueno!

    ResponderEliminar
  10. Una lástima. De los mejores profesores de la ORT. Aunque no comparta ideologías políticas ni deportivas.

    ResponderEliminar
  11. Lamento doblemente saberlo: por la noticia en sí... y porque el año que viene quería tomar ese curso contigo =(

    ResponderEliminar
  12. Absolutamente demoledor.

    A mi tampoco me lo permite compartir la "red social" por excelencia, dice que "el contenido ha sido bloqueado por sus sistemas de seguridad", qué curioso, oiga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pega el link del articulo y espera unos segundos a que salga el titulo y la foto principal y listo

      Eliminar
    2. Pega el link y espera unos segundos a que salga la foto y el titulo y listo

      Eliminar
  13. Después de diez años e conseguido un sueño este año e vuelto a las aulas, como alumno claro, no estoy en un nivel universitario pero el problema es el mismo, me siento rodeado de gente que va por que les darán un titulo y a los que lo único que les interesa son los me-gusta de instagan, se tiran la clase incordiando hablando de nada e interrumpiendo los profesores tienen la paciencia que a mi me falta, es vergonzosa la falta de respeto.
    No se quien eres pero lamento tu decisión a un que la comprendo, solo decirte que en cualquier aula de cualquier dentro educativo hay un par de oídos que no se pierden nada de lo que dice su maestro mientras no le quita los ojos de encima. Te deseo mucha suerte y muchos ánimos, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te faltó un buen profesosr de castellano. Lamento si te sueno dura, pero "e conseguido" en lugar de "he ( primera persona del presente del verbo haber, verbo usado para formar los tiempos compuestos de cualquier verbo) me perforó la retina. Y no es el único error ni mucho menos.}
      Un buen ejemplo de lo que Leonardo expone.

      Eliminar
    2. Demasiado dura. Que horrible tu forma de corregir los errores de los demas. Si vas a corregir tienes que hacerlo de una mejor manera. Los errores ortograficos estan feos, pero mas fea tu actitud.

      Eliminar
    3. Además Encarna no sabe de puntuaciones porque termino la frase con un paréntesis cerrado pero ¿cuándo abrió el paréntesis?

      Eliminar
    4. Y así terminamos discutiendo y dándonos palo y palo entre nosotros... Y se supone que somos los adultos y los adolescentes estan mal... Un desastre total...

      Eliminar
  14. Muy buen cierre el de la nota, da como para pensar. De todos modos, tengo por cierto lo que decía un entrañable amigo, ya fallecido: "La condición esencial del maestro es no permanecer".

    ResponderEliminar
  15. Vivimos en el mundo de la hiperrealidad y la hiperinformación. Así es muy difícil instilar la inquietud por lo novedoso, cuando "todo" es novedoso. Los canales informativos son mucho más variados; y no es solo un docente de periodismo quien tiene que hacer frente a un alumnado disperso, también los noticieros de la TV son mirados con una "dispersión simultánea" de quienes van bajando información por las redes sociales.
    Enseñar cualquier materia con métodos tradicionales es muy complejo. La "juventud-materia prima" de esta época es muy diferente, y ese debe de ser el terreno donde hay que pensar cómo sembrar algo que quede, algo que despierte nuevas inquietudes.
    Espero que el docente Haberkorn, más que tirar la toalla, se tome un tiempo de respiro y repiense sus métodos didácticos para... volver a la carga dentro de un tiempo, con nuevos enfoques.
    Palabra de alguien que ingresó a la actividad docente hace apenas seis años, y en el difícil campo de la traducción y la mediación intercultural. Estos últimos 2 años me tocaron estudiantes jóvenes, y logré motivarlos. ¿Suerte? ¿Milagro? Lo dudo; tal vez fui yo que me adapté a ellos a tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy buena respuesta. mi pregunta es: como la ORT no prohibe el uso de celulares? Haberkon hara el esfuerzo necesario para captar la atencion de los alumnos? tal ve este desmotivado como profesor. (no tengo acento en esta computadora programada en ingles)

      Eliminar
  16. Leo, te acompaño el sentimiento pero como decía el cura Cacho refiriéndose a otro tipo de servicios a la comunidad... "por uno solo que se salve, ya habrá valido la pena". Ojalá la pausa de las vacaciones te hagan revertir tu decisión y darle una nueva chance a la docencia. Cada año y cada generación es diferente. Y lo más importante de nuestro rol es el intento por contagiar pasión. En materia de docencia nunca hay éxitos a fracasos, siempre son intentos porque la mayor parte no depende de nosotros sino de lo que el alumno pueda y decida hacer con la experiencia que les ofrecemos. Pero no contar con aportes como el tuyo solo agravará la situación. Yo por eso sigo. Intentando contagiar pasión y rigor en la maravillosa profesión de comunicar.
    Que no decaiga!!!! Un abrazo! Ale

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno Ale Butler!!! sde trata de sembrar...

      Eliminar
  17. "En la Naranja Mecánica, al protagonista le mantenían los ojos abiertos con unas pinzas, para que viera una sucesión interminable de imágenes, veloces, rápidas, violentas.
    Con la nueva generación no se necesitan las pinzas."

    Me ha encantado esta reflexión.

    ResponderEliminar
  18. Entiendo su problema. Yo tiré la toalla porque mis propios alumnos que estaban parados no sólo no me dejaban dar las clases; además me acosaban. No fueron todos pero los pocos que querían aprender no tuvieron valor para recriminar a quienes molestaban su actitud y su derecho a recibir esas clases.
    El problema es que el profesor está solo y no tiene herramientas para poder poner de patitas en la calle a quien le impida hacer su trabajo.
    No entiendo por qué hay tanta saña a los profesores y educadores. Quienes creen que uno puede educarse a través de internet se equivocan. La primera labor de un docente es crear una mente crítica que no se trague todo lo que nos ponen en bandeja sin cuestionarse las fuentes o el motivo por el que se lo ponen todo tan fácil.
    No importa que alguien tenga derecho a asistir a un curso si no permite al profesor enseñar ni a los alumnos que quieren aprender a poder hacerlo. Un profesor está totalmente limitado y sin autoridad si no tiene la facultad y el derecho de echar de su clase a quienes le boicoteen. Es un asunto de respeto porque quien no quiera aprender que no moleste ni al profesor ni a aquellos (quizás pocos) estudiantes que quieren aprender puedan hacerlo. Y si no aprenden a respetar el trabajo ajeno o el derecho de sus compañeros deben darle autoridad al profesor para darles puerta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los alumnos no tuvieron valor? Un poco fuerte tu apreciación. Te planteaste que quizás ellos no tienen porque reemplazar tu autoridad?

      Eliminar
  19. Lo compadezco. Creo que una medida que ayudaría es que cada alumno pegue un sticker con su nombre en su celula para identificarlo y al entrar en clase todos depositen sus celulares silenciados en una caja para retirarlos una vez finalizada la clase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mas arriba pregunte por que no se les "prohibia" tener el celular, y mas si se trata de una CARISIMA universidad privada. (no tengo acentos)

      Eliminar
  20. Con las nuevas tecnologías en la comunicación habría que hacer lo que veíamos en algunas películas americanas de cowboys. Los vaqueros al entrar a una cantina dejaban en el mostrador sus canas con el arma que portaban.Se las reintegraban al retirarse. Hay que designar un lugar, sobre todo cuando es una clase, para que los alumnos dejen sus celu.tablet u otros, apagados por supuesto. Al finalizar la clase los retiran. Con sanciones o "deberes especiales" para quién no cumpla la disposición.
    Saludos Leonardo se que tu actividad seguirá y la seguiremos con mucho interés.! Roberto Pagola.-

    ResponderEliminar
  21. Tras haber compartido este artículo con mis amigos en Facebook y leer los comentarios que han dejado otros lectores, lamento que haya dificultad en tomarlo como lo que -a mi entender- es: una denuncia del vaciamiento de cerebros que sufren los recientemente egresados del bachillerato. No se trata de atacarlos; son víctimas del imperio de la estupidez que el mundo adulto ha dejado crecer en ellos, y cultivado en la medida en que la realización personal se mide en términos puramente monetarios, y en el que la predominancia de la apariencia hace que el llegar a ser alguien sucumba ante el llegar a parecer.

    Comprendo perfectamente la manifiesta desazón del docente; los periodistas y educadores tienen en común el deber de implicarse con el otro, es decir, de empatizar. Y empatizar no es lo mismo que simpatizar. Este es un artículo antipático, y está muy bien que lo sea: si la caridad no es suficiente para ayudar a la víctima, entonces es necesario producirle un sacudón.

    Entiendo que esta nota no es una manifestación de desánimo. El autor hizo todo lo posible; fue hasta lo último, superó todas las dificultades. La misión de seguir formando periodistas en estas condiciones es sencillamente imposible. Si hay quienes optan por esta carrera por descarte o porque está de moda y no tienen la mínima conexión con la misma, perseverar, en este caso, sería una locura.

    Toda apelación a la sensiblería de la misión del docente con metáforas referidas a la agricultura no hacen otra cosa que llevar la problemática a un terreno superficial.

    ResponderEliminar
  22. Es tremendo. Me siento tocada. Coincido además; desde mi rol de alumna. Nunca conocí a nadie con hambre de aprender. Con otra motivación que no sea llegar a la nota, o a evitar el examen. Aún así, quisiera quebrar una lanza por nuestra generación: a veces somos nosotros, sí, pero a veces son los profesores. No es su caso, y lo sé de fuentes confiables. Podría escribir horas de esto, pero no me parece pertinente. Como plantean otros, no tire la toalla.

    ResponderEliminar
  23. Te entiendo Leonardo, no tenes que seguir sintiendote mal, vas a tener oportunidad de seguir enseñando a los que quieren aprender periodismo.
    No aflojes, sabes que somos muchos los que te seguimos y confiamos en vos, estando de acuerdo o discrepando. No aflojes Leonardo mira que ya casi no quedan periodistas en activo, no ya estudiantes. Abrazo .

    ResponderEliminar
  24. Hiciste bien Leonardo, si el maestro no tiene alumnos, a quien enseñar.
    Asi las cosas. No aflojes, dedica ese tiempo a escribir, a la radio, a lo que sea. El Uruguay casi se quedo sin periodistas, tu eras una rara avis, a la cual muchos seguimos, y esperamos. Abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Soy también docente. Tal vez sean pocos los años que llevo dando clase, o en otra área en la que se parte de más pasión para entrar y entonces el filtro se da antes. Quizas también no esté sabiendo interpretar qué sucede con los alumnos, o tu punto de vista.

    Entiendo lo que dices, y debo decir que no lo comparto.

    Estoy seguro de que lo has hecho, pero no mencionas qué otras cosas has intentado además de mostrar "El informante" o la pieza acerca de las malvinas que, admitiendo que el periodismo no es mi área de interés, tal vez no sabría apreciar.

    Tal vez tus estudiantes están en facebook y whatsapp porque no sienten conexión alguna con esas notas y tal vez haya que buscar alguna más contemporánea o más atractiva (altamente subjetivo) y partir de algo que capture la atención de este público "nuevo" que se te presenta.

    No sé si leen diarios o no (seguro deberían siendo que están estudiando periodismo), pero honestamente hoy leyendo artículos como los que se leen en diarios como El País o El Observador, donde las propias noticias tienen faltas de ortografía, y donde el bombardeo de "información" es tal que buenas notas pasan desapercibidas, y el valor "genuino" ya es dificil de distinguir.

    No creo que debas tirar la toalla. Creo que son pocos los que nacen con la vocación en todos los rubros, y si bien esos son quienes como docentes nos dan más orgullo y placer de enseñar, acercar a los otros, a los que están más desconectados, es nuestro desafío y nuestra recompensa haberlos "acercado un poquito más".

    No sé si será verdad pero dejo a continuación algo para pensar:

    "Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros. Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros." - Sócrates.


    “¿Qué les pasa a nuestros jóvenes? No respetan a sus mayores, desobedecen a sus padres. Ignoran las leyes. Hacen disturbios enlas calles inflamadas con pensamientos salvajes. Su moralidad decae. ¿Qué será de ellos?” - Platón


    "No veo esperanza para el futuro de nuestra gente si dependen de la frívola juventud de hoy en día, pues ciertamente todos los jóvenes son salvajes más allá de las palabras… Cuando yo era joven, nos enseñaban a ser discretos y respetar a los mayores, pero los jóvenes actuales son excesivamente ofensivos e impacientes a las restricciones." – Hesíodo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cita de Sócrates (lamentablemente) es apócrifa.
      https://es.wikiquote.org/wiki/S%C3%B3crates.
      Si no me equivoco la de Platon es una variante de la misma cita, también apócrifa

      Eliminar
    2. Lamentablemente la cita de Sócrates es apócrifa.
      https://es.wikiquote.org/wiki/S%C3%B3crates
      Si no me equivoco, la de Platón no es más que un "refrite" de la de Sócrates y por tanto también apócrifa.

      Eliminar
  26. Sumando a mi post anterior, dejo un video de Les Luthiers que le pone un poco de humor al asunto:

    https://www.youtube.com/watch?v=_1GC1uzhJIE#t=150

    ResponderEliminar
  27. Un hecho PENOSO. Hoy lo comentaron en Telenoche y aludieron al vocablo "phubbing" (yo no lo conocía) que designa la patología (una patología que lleva implícita EN PRIMERÍSIMA INSTANCIA la mala educación, la carencia de urbanidad). Crisis no es sólo inflación de dos dígitos; también la ignorancia es signo y síntoma de los tiempos que corren. Estamos apenas a décadas del "gobierno" de un ebrio consuetudinario que embarcó a una nación en una guerra perdida de antemano. Y nuestros jóvenes desconocen quien fue Galtieri. Le digo, Sr. Haberkorn, con "manga ancha" hasta puedo concedérselos, pero... ¿ y Venezuela ? ¿ No saben siquiera que -si bien el 6 de diciembre aún no llegó- ya HUBO FRAUDE en la medida que se llevarán a cabo elecciones con candidatos presos ?. No quiero extenderme: el ser humano sigue confundiendo derecho con deber. Todos hemos oído -cuando se acerca una elección nacional- que hay que votar porque "es obligatorio". Muchos parecen no comprender que no es una obligación sino un derecho. Somos ciudadanos de ESTE PLANETA y HOY: tenemos aquel derecho, y también el deber de no transitar nuestras vidas IGNORANDO -impunemente- la carta abierta de Almagro, las "tibiezas" de un gobierno que NO CONDENA A UNA DICTADURA PORQUE "NO ES EL MOMENTO". No tenemos derecho a desconocer aquel affaire Pluna y este affaire Ancap porque todos estos hechos -algunos son desechos- acontecen en el planeta, en el país y en el tiempo que estamos compartiendo; Ortega hablaría de nuestra "circunstancia". Sr. Haberkorn: cordialmente lo invito a seguir padeciendo juntos esta circunstancia. Somos muchos pero la avalancha inmensa. Poco a poco tomamos conciencia de constituir una especie en vías de extinción. Y duele y muy mucho y entiendo a Ud. (¡ si lo entenderé !). No se quiebre: tenga presente aquel aforismo de D. Carlos Vaz Ferreira (no busco FERMENTARIO porque no lo encontraría, recurro a la mención "libre") quien -más o menos- decía que "actuando en tristes tiempos algunos descubren que están hechos de una sustancia similar a las pastas hidráulicas: van endureciéndose" (en el sentido estoico de soportar). Pero duele mucho que el ser humano retroceda hasta no comprender siquiera que -dotados de pensamiento- debemos emplearlo. Y que SÓLO el pensamiento que nos penetra hasta la entraña NOS HACE DIGNOS y -cada hora- MÁS LIBRES.Cordialmente NOS INVITO A NO QUEBRARNOS. Con mi estima lo saludo
    Juan Fortunato

    ResponderEliminar
  28. Este señor debe dar clases muy aburridas, por eso no lo escucha nadie. Es un resentido. Lo peor culpa a otros, los maestros, por lo q el no logra. Es un mediocre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar que su comentario es una broma. Me explico: en una tragedia -de cualquier tiempo y autor- Ud. sería uno de esos personajes bufos que autor introduce para provocar una distensión en la acción. 1) me consta que las clases del Sr. Haberkorn no son aburridas. 2) me consta que aunque se lo propusiera no lograría impartir clases de ese tipo: voy comunicándole que el conocimiento no es aburrido ni divertido: es conocimiento, a secas y sin adjetivos calificativos. 3) el Sr. Haberkorn NO CULPA A LOS MAESTROS. Sabe que la ortografía ya no se corrige. Y menos aún la redacción. Si se corrigiera, por ej. Ud. habría escrito "Lo peor ES QUE culpa a otros". Ud. misma aporta el testimonio: la maestra no corrige. ¿ O Ud. no la oyó porque estaba consultando Facebook ? 4) El autor habla de "asuntos que a mí me apasionan". En tanto se apasiona, está cumpliendo la antigua máxima del teatro griego: " Si quieres verme llorar, comienza por llorar tú primero ". Cuando quien vierte conocimientos se apasiona, la norma es que así lo haga el auditorio. Todo me indica que estoy en un blog donde la norma -implícita- es un nivel medio
      de INSTRUCCIÓN y URBANIDAD. Blogs de esta índole no son la tribuna idónea para el insulto y/o la DIATRIBA BOOMERANG ("resentido", "mediocre"). DIATRIBA BOOMERANG es aquella que habla peor de quien la vierte que de su eventual destinatario. Y si la Sra. Catalina incurre en el error de pensar que le está contestando el Sr. Haberkorn, le aviso que no: Juan Fortunato.

      Eliminar
    2. Y aún omití informarle que si las maestras CORRIGIERAN LOS ERRORES DE ORTOGRAFÍA COMO SE DEBE, Ud. no escribiría que el Sr. Haberkorn "culpa a otros, los maestros, por lo que el no logra" sino "culpa a otros, los maestros, por lo que ÉL no logra". Le cuento que un pronombre personal es una cosa y un artículo otra. En la oración que nos ocupa, "él" alude a "Sr. Haberkorn" (persona), es un pronombre personal, y LLEVA NECESARIAMENTE TILDE. En cambio, cuando decimos "el periodista" estamos empleando un artículo -el- que no debe tildarse. ¿ Es culpable del error Ud. o su maestra ? Juan Fortunato

      Eliminar
    3. Y aún, Sra. Catalina, he de decirle más, para totalizar tres errores en cuatro oraciones constituidas apenas por treinta y dos vocablos. Ud. dice: "Este señor debe dar clases muy aburridas". Error: "DEBER" es una cosa y "DEBER DE" otra. Ud. debió escribir que "Este señor DEBE DE dar clases..." (de este modo se denota la POSIBILIDAD de que las clases sean aburridas). Su oración lo que denota es OBLIGATORIEDAD, lo cual no corresponde al sentido de su pensamiento.DEBER DE indica posibilidad SIN CERTEZA y lo empleamos cuando -por ej. - desconocemos la edad de una persona y expresamos: "Pienso que (tal persona) DEBE DE TENER unos treinta años". DEBER implica obligatoriedad. Por ej.: "Inevitablemente las maestras DEBEN corregir los errores ortográficos". Me comprometo, Sra., a no releer su "extenso" comentario y a no comentar más errores que la maestra debió corregir en su momento.
      Juan Fortunato

      Eliminar
    4. Dios mío, cuánto tiempo al pedo que tiene usted, en vez de pelear con niños debería de ir a mirar la tele o bajarse el preguntados. Ah! no, ahí no va el de, menos mal que a mi sí me corrigió una maestra y no solo eso, sino que me enseñó a ser persona y no un académico patético que no quiere aceptar que mucho del conocimiento ya no pasa solo por aulas terciarias. Esta de acuerdo o no, es su problema. Irrespetuoso, reivindica la figura del señor periodista al decir que no le echó la culpa a los maestros y usted como buen cobarde así termina su respuesta. Dios, pobres intelectualoides que nadie los comprende y la nueva generación los atormenta.. pff!!!

      Eliminar
    5. Catalina tenés algun problema personal con el autor del blog?

      Yo concurro a una facultad privada en horario nocturno, que me pago de mi bolsillo con mi trabajo... teniendo esposa e hijos... y concuerdo totalmente con lo que dice este post.

      Adolescentes viendo partidos de fútbol en RojadDirecta mientras se dicta clase, celulares que suenan a cada rato, es una falta de respeto a la clase, al profesor y al esfuerzo de los padres que les pagan la carrera a esos 'niños'.

      Pero claro, somos todos resentidos Cata!

      Eliminar
    6. Es increible que la tecnología este también arruinando la felicidad que tenía un profesor de enseñar,porque a mi ya me quito mi trabajo,yo era tenedor de libros contables y gracias a la tecnología me digeron muchas gracias hasta aca nomas.

      Eliminar
    7. Señor Fortunato, lamento informarle que hasta el excelentísimo premio nobel de literatura Gabriel Garcia Marquez esta en desacuerdo con usted, le recomiendo lea esta exposición de un VERDADERO sabio: http://cvc.cervantes.es/obref/congresos/zacatecas/inauguracion/garcia_marquez.htm
      Y de mi parte le hago una sugerencia, escribir con mas o menos faltas de ortografía no creo que salve al mundo ni lo haga mejor mundo, eso si, como dije , no creo, por lo cual quizá pueda estar equivocado.
      Respetuoso saludo.

      Eliminar
  29. Este señor debe dar clases muy aburridas, por eso no lo escucha nadie. Es un resentido. Lo peor culpa a otros, los maestros, por lo q el no logra. Es un mediocre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la vida hubo profesores que dieron clases aburridas (aunque no puedo decir que sea así o no en este caso), pero nunca se faltaba el respeto al docente. Ahora gran parte de los estudiantes (o asistentes mejor dicho) son así, unos eternos adolescentes faltos de información, respeto y más aún interés en su propio futuro.
      Y no me parece leer que culpa a los maestros, culpa al sistema donde algún estúpido creyó que era más inclusivo o democrático eliminar los dictados y las correcciones de faltas; o simplemente quiso dejar su marca como tantos inútiles que han ocupado, ocupan y ocuparán cargos por amiguismo, eso es lo que nos está volviendo mediocres y resentidos a todos.
      Suerte con tu postura Catalina, que por más que esté de moda no te da la razón.

      Eliminar
    2. Ay Catalina, que chiquito lo tuyo... Triste.

      Eliminar
    3. LA MEDIOCRIDAD ES INSULTAR Y NO AGADECER POR CORRECCIONES QUE CONSIDERO GRAVES. LA GRAMATICA ESTA MUCHO ANTES QUE EXPRESARSE DESDE EL DESCONOCIMIENTO EN LAS REDES SOCIALES. AHORA PIENSO NO SERÁ AL REVÉS CATALINA? USTED TAMBIEN PUEDE APRENDER EN LA UNIVERSIDAD Y NO SER RESENTIDA ANTE LOS INTELECTUALES QUE ADEMÁS DE NO SER ABURRIDOS APORTAN PENSAMIENTO CRITICO A UNA SOCIEDAD CADA VEZ MAS IDIOTIZADA Y POCO COMPROMETIDA.

      Eliminar
  30. Soy docente como usted, comparto su dolor, su impotencia, su desazón. Soy profesora de Proficiency, el nivel más alto de la universidad de Cambridge, el otro día un alumno me pidió la definición exacta de una palabra y cometí la imprudencia! de consultar el diccionario tarea para la cual hay que bajar los ojos....o sea, perder la visión global de la clase mientras uno lee una definición....había 14 alumnos en clase y tuve la certeza que NI UNO SOLO había prestado atención....bajó la guardia, aprovechemos a chequear el celular....Levanté la vista y le pregunté a uno por uno si podían repetir la definición de la palabra que ELLOS MISMOS me habían pedido. NI UNO SOLO me contestó, Por primera vez en casi 50 años de docencia, me levanté y me fui de la clase. No se si entendieron mi reacción, ni siquiera se si se sorprendieron, si se sintieron incómodos, si asumieron su responsabilidad, no lo se, lo que si se es que por ahora seguiré luchando, no se hasta cúando me darán las fuerzas y la energía para luchar contra esta enfermedad moderna. Estoy dispuesta a seguir dando batalla y le pido a usted que haga lo mismo, Esta batalla la tenemos que ganar, de lo contrario, estamos cerca del fin....

    ResponderEliminar
  31. Leo, intentando adelantar el obligatorio de febrero llegue acá y no pude no leer este post.
    Como tu alumna de este curso, leyendo cada experiencia de la clase me siento culpable, me da lástima, pero también me siento víctima.
    Como vos dijiste, “muchos de estos chicos no tienen conciencia de lo ofensivo e hiriente que es lo que hacen.” No, a pesar de que hay un cartel en cada clase que dice apague su celular o prohibido el uso de celular, nadie ya lo apaga. Estamos muy acostumbrados a estar todo el día con el celular en la mano en cualquier ámbito, ya ni mirarlo en una clase nos parece mal, ya ni lo escondemos, creemos que el profesor está acostumbrado a eso y que por cansancio lo terminará aceptando.
    A mí personalmente me cuesta mucho concentrarme en una sola cosa, cuando dije que fui víctima, me refiero a no aguantarme a entrar a cualquier página en internet, que si estuviera en mi casa tal vez ni se me pasaría por la cabeza entrar, pero al tener la pantalla enfrente, te tienta y te termina ganando. Con el celular lo mismo, eso ya es más bien un vicio pero que se ha vuelto tan natural que ya ni nos lo cuestionamos. Creo que ninguno de nosotros, se puso a pensar lo hiriente, ofensivo y molesto que es esto para vos, y ahora me siento culpable de todo esto. Siento una total falta de respeto de nuestra parte hacia tu persona. Y lo peor, es que recién ahora lo siento porque nos lo dijiste la última clase y tuve que leer esto para darme cuenta.
    Sí, yo fui una de los tantos ignorantes que no supo responder lo del conflicto de Venezuela ni lo de Almagro. Pero esa misma tarde, de pasada escuche en una radio que estaba prendida en mi casa que mencionaban a Almagro y pare la oreja a escuchar con atención. Quizás ya lo había oído muchísimas veces en la tele, radio o lo que sea, pero lo que me faltó fue atención. Pero ese día que hablamos de eso en clase, entendí que era importe y hasta me sentí una tonta de no saber ni el cargo del ex canciller.
    Nuevamente me siento identificada, creo que fui yo la que me dormí en la película The Insider. Últimamente me estoy durmiendo en todos lados (hasta en el ómnibus) y el día anterior me había pasado terminando el obligatorio. Pero sinceramente, no fue desinterés. La película ya la había visto el año pasado, igualmente, es una película larga y hay muchas partes que no me acordaba. Empezamos viéndola y unos 20 min antes de que terminara tuvimos que cortarla para verla en la clase próxima. A pesar de que ya la visto, y sabía que terminaba con la renuncia de Al Pacino, me quede muy ansiosa y tuve que bajármela en mi casa y ver el final y los detalles de nuevo, porque no podía esperar una semana más a verla en clase. De todas formas, esta ansiedad y curiosidad por la película no fue demostrada por mí, solo demostré sueño y desinterés. Yo también me emocione, sobre todo con las escenas de Russell Crowe.
    Con respecto a lo de Siria, en una cena con mis amigas (soy la única que estudio comunicación) raramente (para ser nosotras) salió el tema de Siria. Es verdad, cuándo vos lo preguntaste quizás lo que sabía eran solo los titulares de las noticias. Pero en esa charla con mis amigas, después de hablar sobre el tema en clase, pude aportar información y opiniones con más seguridad que ninguna, muchas de ellas calladas. Creo que ahí entendí que bien se siente estar informado.
    (sigue)

    ResponderEliminar
  32. (continua acá)
    Entiendo tu decepción y tu cansancio de luchar con alumnos desinteresados. Es cierto, muchos de nosotros no queremos seguir periodismo, otros ya dimos el curso y otros simplemente nos dejamos llevar por la tentación de una pantalla con internet enfrente nuestro y la naturalidad de responder un WhatsApp en cualquier ámbito.
    Me hubiese gustado responder a tu entusiasmo de enseñar estos temas de una mejor forma, mostrar más interés, o simplemente tener contacto visual contigo y no con las pantallas.
    Una lástima haber sido parte de la clase o generación que dio fin a tu decisión de no seguir enseñando.
    Te escribo para decirte que a pesar de no de mostrar entusiasmo ni interés, estar con el celular, con la mirada en la computadora o durmiendo, disfrute de tenerte como profesor y me parecieron muy interesantes tus clases y hasta alguna vez que tuve que faltar me daba lastima perderme la clase (cosa que no me pasaba con otra materia hace bastante). Ya había dado este curso con otro profesor y re curse porque abandone la materia, sinceramente odiaba las clases. Los temas? Los mismos. La forma de dar las clases, el vínculo con sus alumnos, y el profesor? Distinto. Dos veces el mismo curso, uno lo odie y el otro me gustó mucho.
    A pesar, de que te hayas rendido, me gustaría tenerte en otro curso, con una segunda oportunidad.
    Saludos, y no te olvides de subir la propuesta del obligatorio al grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada: le agradezco mucho la molestia, la preocupación, la sensibilidad y la sinceridad. Lo aprecio mucho.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Quizás el profesor podría haber hablado en clase de esto, en lugar de tirar la toalla y hacer una nota en el blog.
      Quizás podría haber intentando otras formas de acercarse a los intereses de los estudiantes, y no creer que una misma película y una misma anécdota son - y serán por siempre - efectivas.
      Quizás no sólo hay que pensar en los errores, distracciones y etcéteras de los estudiantes, sino también buscar en la práctica docente errores y aspectos a mejorar.
      Quizás.

      Eliminar
    3. Anónimo 6.12/12:21, soy docente y te aseguro que una decisión como la de Haberkorn no se toma de un día para el otro. Haberkorn, como cualquier docente que se enfrenta a esta situación, lo debe haber planteado varias veces en clase. En cuanto a las autocríticas a realizar, siempre hay que hacerlas. Y también hay que entender los tiempos que corren. Pero eso no significa que una clase se construya alrededor de lo que quieren los estudiantes. Ni somos padres de los estudiantes, ni cómicos haciendo stand-up, ni monitos que cobran un sueldo por entretener. Somos profesores universitarios. Que haya que justificar esto dice mucho acerca de la percepción actual de la educación en nuestro país.

      Eliminar
  33. Como estudiante de comunicación a punto de recibirme, y si bien nunca fui alumno de este señor, planteo una cuestión sencilla que acá se da como sobreentendida; ¿Qué grado de culpa tiene el propio Haberkorn en esto? ¿No será que él no sabe dar clases, que JUSTAMENTE no sabe comunicar al alumno o motivarlo? Quienes estudiamos Comunicación no lo hacemos en su gran mayoría porque si, lo hacemos porque es nuestra vocación. Así que eso del "desinterés" no resulta creíble. Puedo dar fe que hay profesores que tienen mucho currículum y conocimientos, pero carecen de algo tan básico como la pedagogía. Así que yo tomaría con pinzas las palabras de Haberkorn...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esteban. Como dice el artículo: "Puede ser que sea yo, que me haya desgastado demasiado en el combate. O que esté haciendo algo mal". Por algo lo escribí.
      Yo soy periodista, no tengo formación pedagógica, siempre en clase me manejé a intuición pura, tratando de hacer lo mejor posible. Obviamente no es el ideal.
      También es cierto que llevo más de 20 años dando clase y, en general, siempre resultó: los evaluaciones estudiantiles daban bien o muy bien, y yo mismo quedaba conforme y satisfecho con los resultados.
      Esa ecuación comenzó a complicarse en los últimos años, gradualmente, y cada año se complica un poco más. Las razones son múltiples y no son sencillas. La falta de preparación pedagógica seguramente se sienta más en un contexto tan complejo, aunque leo y hablo con otros profesores, universitarios y de secundaria, con y sin formación docente, y me consta que todos están traspirando la gota gorda.
      Cierto tono agresivo de tu comentario me excede, no lo comprendo.
      En cuanto a todo lo que "no te resulta creíble" y "tomarías con pinzas", puedes leer un comentario, aquí mismo, de una estudiante de uno de los dos cursos de los que estoy hablando.
      Dudar siempre es bueno. Guiarse por los prejuicios no.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Estimado: para nada tengo un tono agresivo menos que menos prejuicios. Usted acaba de caer en un error que quienes ejercemos o mamamos esta profesión debemos intentar evitar. Me adjudica un tono en base a un texto, lo cual es IMPOSIBLE de hacer. Se sabe que cuando uno lee algo, lo lee con la tonalidad que uno mismo le daría, que no necesariamente coincide con la tonalidad e intención de quién lo escribió. Así que esa "agresividad" no es tal. Sobre lo otro, creo que su problema ha sido la falta de creatividad para incorporar el celular a sus clases. De su texto se desprende (y esto lo deduzco, así que puedo estar equivocado) que su metodolgía básicamente era la del profesor que habla y el alumno que escucha, para nada interactiva y lo más aburridor y desmotivante que puede haber. Por ponerle un ejemplo; yo soy estudiante de UTU. Si bien no seguí la opción Prensa (hice las especializaciones en radio y TV) en primero la tuve como materia y mi profesor fue el gran Roberto Zaquieri (El Observador) Él, además de hacer las clases por demás amenas, integraba el celular a las mismas. Por ejemplo, usábamos los teléfonos y la TV para ir redactando alcances cuando rescataban a los mineros chilenos en 2010. Desconozco la estructura de la carrera e la ORT. Quzá sea como la de la FDIC, ex LICCOM. En la UTU es todo práctica, desde el primer año. Quizá debiera probar dar clases allí. Si bien tenemos nuestros problemas y carencias, el hecho de ser pura práctica es por demás motivante. Abrazo.

      Eliminar
    3. Gracias Nancy. Debo agregar que cuando publiqué mi primer respuesta, puse que era "estudiante de Comunicación Social a punto de recibirme". Pues bien, ya no soy estudiante...

      Eliminar
    4. Esteban, leo tus comentarios, y más allá de aprobar o disentir las ideas que expresas, me da la impresión de que eres muy soberbio.Tal vez en el mano a mano no lo seas, pero leyéndote noto un cierto tonito de suficiencia y un aire de superioridad que, a tu edad, no se justifica.
      La vida es muy larga, y nunca se termina de aprender.
      Felicitaciones por el título.
      Te puedo recomendar un par de cuadrerías donde hacen unos marcos fabulosos para enmarcarlo.
      Con respecto a honrar tu profesión y llevarla adelante con dedicación y humildad, eso depende sólo de ti.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Ay, juan, juan... caés EN EL MISMO ERROR que menciono más arriba. Adjudicás intencionalidad a mi respuesta en base a TUS valores comunicaciones, es decir a la forma en como te expresás vos. Además caés en suposiciones sin fundamento, cuando hablás de mi supuesta edad, cosa que no mencioné EN NINGÚN MOMENTO. Ya que estás tan interesado, te informo que tengo 36 años, y que, más o menos regularmente, he hecho cosas en los medios desde 1991. La diferencia es que ahora me convertí en un profesional, cosa que no hice antes porque seguí otros estudios, además de trabajar y formar una familia. Realmente creo que tratarme de soberbio, SIN CONOCERME, y en base a UNA INTERPRETACIÓN EXCLUSIVAMENTE TUYA DE UN TEXTO MÍO, es una gran falta de respeto a mi persona. Como lo es del mismo modo pretender aconsejarme en base a una edad que asumís que tengo y que evidentemente asumiste MAL, porque de seguro pensaste que tenía veintipocos años. Todas cosas que un buen comunicador NO DEBE HACER. En fin, opinología pura lo tuyo...

      Eliminar
    7. Me disculpo por las mayúsculas que utilicé para énfasis a falta de negritas, itálicas, etc.

      No se cuestiona mucho ni la exigencia de incorporar los celulares a la enseñanza por el mero hecho de participar en la comunicación humana, ni su incorporación a la educación como SOLUCIÓN al problema que esa tecnología genera en la educación... ¿Todo lo que genera problemas debe incorporarse...?

      ¿Podría ser que lo importante fuera evaluar si un MEDIO Y/O UN FORMATO COMUNICATIVO (celular, tablet, pizarrón, handy, comic, periódico, revista de chimentos, video, película, televisor, radio) son útiles o no, si están alineados o no, respecto de los fines que se persigan? ¿Podría ser que muchos no sean NECESARIOS para obtener DETERMINADA formación cognitiva? ¿Cabe la posibilidad de que en ciertos ámbitos y momentos sean incluso contraproducentes? Se sabe que para muchos malestares es mejor adoptar dietas y/o ayunos, pero preferimos ingerir medicamentos PARA PODER SEGUIR COMIENDO. ¿No será que también aquí queremos evitar desprendernos aunque sea temporalmente de un placer que a veces nos causa perjuicios?

      Grandes comunicadores que ejercieron como pocos la argumentación, la crónica, la claridad, la síntesis, el estilo, etc., no fueron instruidos mediante estas tecnologías, mientras que está por verse si su incorporación favorece esta formación y esas aptitudes. ¿Que no puede aprenderse como hace 100 años? ¿Que hay que aggiornarse TECNOLÓGICAMENTE? Puede ser, pero no se pregunta: ¿POR QUÉ? ¿Con qué fundamentos? ¿No parece más bien una afirmación A POSTERIORI de fracasar en los intentos de proteger algunos ámbitos de determinados hábitos y prácticas que pueden ser perjudiciales respecto de ciertos fines?

      ¿TODOS los aprendizajes culturales deben cambiar por las nuevas tecnologías? ¿Nos detenemos a pensar si NOS QUITAN MÁS DE LO QUE NOS DAN? ¿Nos detenemos a cuestionar si el transporte motorizado ha generado más problemas a la Humanidad que los que ha solucionado, o si DESEAMOS un auto o una moto y luego pensamos, defendemos y atacamos a partir de este deseo?

      ¿Y si merced a la ausencia temporaria de ciertos medios tecnológicos (digamos, durante clases universitarias o secundarias) la educación intentara que adquiramos OTRAS aptitudes más necesarias? Decía Escardó que no se puede ser mejor médico que lo que se es como persona...

      El docente al menos debe INTENTAR resistir algunas presiones sociales que no estén alineadas con el objetivo educativo, INCLUYENDO EN ESTAS PRESIONES MUCHAS DE LAS EXIGENCIAS, DESEOS Y HÁBITOS DE LOS PROPIOS ESTUDIANTES. Cuando se sostiene que "los tiempos han cambiado", que escuchar a alguien o ver sus videos es "aburrido y desmotivante", y que es NECESARIA "la interactividad", ¿podría ser que necesitemos que ALGUNAS de las aptitudes que la educación fomente sean la capacidad para NO interactuar constantemente; acostumbrarnos a ciertos esfuerzos y molestias intelectuales; aprender a escuchar A PESAR de estar aburridos; lograr a veces atender a UN estímulo (una de las definiciones de concentración); aprender a RESISTIRNOS a emitir el primer pensamiento que nos surja como respuesta a un mensaje, llamada o publicidad; a resistir la tentación de consumir y comunicar compulsiva e inmediatamente CUALQUIER IMAGEN O INFORMACIÓN sólo por existir y exponernos a ellas?

      ¿No será útil enfrentar nuestra inquietud irrefrenable por distraernos y dejar de sentir ese "sufrimiento" que implica concentrarnos? ¿Tendrá ALGO que ver con esto la masiva búsqueda de evitar TODO tipo de molestia, incluso aquellas cuya superación o trascendencia nos hará mejores, de forma parecida a la molestia física que el ejercicio nos genera en pro de un mayor bienestar corporal?

      ¿No podría estar Leonardo Haberkorn (AUN EN EL ERROR) intentando hacer ALGO en relación con todo esto, intentando advertirnos algo, intentando a su manera COMUNICAR algo diferente a sus alumnos, algo de lo que NECESITAN para ser un poco mejores, en vez de algo de lo que QUIEREN para seguir siendo como son?

      Saludos cordiales

      Eliminar
    8. Esteban... justamente con tu "Ay, juan, juan... " es que aunque no sea tu intención sonas soberbio. Muchas veces uno quiere decir una cosa pero al decirlo transmite otra. A veces el error no esta en quien lo interpreta sino en quien lo transmite; y mas cuando son varias las personas que te "mal interpretan". Estaría bueno que hicieras ese ejercicio a la inversa y dieras cabida a la posibilidad de que no siempre la culpa la tienen los demás, sino uno.
      No es mi intención molestarte, es solamente dejarte algo para que reflexiones.

      Eliminar
    9. Estimado sin nombre... no caigas vos también en el mismo error. "Como suene" es una cosa QUE DEPENDE SOLO DE VOS, que me estás leyendo... Así que en todo caso la supuesta soberbia es tuya.Y no debo reflexionar nada, ya que tengo muy claro el tono con el que escribo. El que debería reflexionar sos vos, sobre adjudicar intenciones a lo que escribo sin conocerme y sin saber como soy. Sobre eso, y sobre salir a atacarme desde el cobarde anonimato.

      Eliminar
  34. Facebook no me deja postear tu artículo, lo han bloqueado :-) Les he dicho que cometen un error, no se si tendran en cuenta mi opinión. Pensemos que estos jóvenes de los que hablas son los futuros dirigentes de este mundo. Mejor seguir en el presente :-)

    ResponderEliminar
  35. Borja carsi gonzalez5 de diciembre de 2015, 6:58

    doy mi mas sentido pesame a la busqueda de nuevos ¨saberes¨,tengo 25 años y por cosas de la vida no e estudiado...solamente trabajo,horas y horas de trabajo sin sentido y probrecho alguno.
    Cuando leo que hoy por hoy los que tienen la oportunidad de estudiar y crecer intelectualmente dejan de lado al profesor y cojen su telefono...se me hunde el alma....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá tengas otra oportunidad para estudiar, tu alma no está hundida, está muy lista para saltar. Exitos y ánimo. La vida está ahí para que la tomes

      Eliminar
  36. Es trabajo del docente mantener el interés y ganas de aprender del alumno, si no saben hacerlo o perdieron la vocación, dedíquense a otra cosa, por favor. Es absurdo e inmoral culpar al alumnado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si leés los comentarios de agradecimiento de muchos de sus estudiantes, entenderás que Haberkorn está muy lejos de ser un mal docente.

      Eliminar
    2. Fon, no estoy para nada de acuerdo contigo. Son muchos los que apoyan esa opinión de que nuestro trabajo como docentes es "mantener el interés y ganas de aprender del alumno".

      Pero estamos hablando de universidad, donde los estudiantes van sin que nadie los obligue, porque están según ellos interesados en convertirse en profesionales. No sé si a Leonardo le afecta más el desinterés de los estudiantes o la poca libertad que le dan al profesor para tomar cartas en el asunto. No es nuestro deber andar motivándolos como si fuesen bebés de pañales. Nuestro deber es proveer a la sociedad de profesionales preparados. Eso significa, enseñar lo que la materia de clase implica, y evaluar el grado de aprendizaje en el estudiante.

      Con eso no quiero decir que no es deber del profesor presentar casos, situaciones que puedan despertar curiosidad e interés, y prepararse para presentar un material de la manera más conveniente. Me refiero a que este deber forma parte de la docencia para hacer el curso vivo, no para motivar a los estudiantes que por favor nos concedan un poco de su tiempo.

      Los estudiantes se lanzan a la calle para protestar, se les respeta muchas decisiones porque son adultos, se les confiere suficiente criterio como para participar en juntas de gobierno de las universidades, etc. etc. y mil etcéteras. Pero cuando se trata de que deben formarse como profesionales, ¿debemos suponer que tienen mentalidad de niños de 7 años?

      Eliminar
  37. Celebro que escriba algo así acerca de la era de la desinformación en la que vivimos. Se nos empuja a actuar y vivir en una impostura donde cada día se nos hace más difícil ser.
    No haga caso a las críticas y cambie de camino su lucha. La educación es la herramienta más poderosa que existe y supone luz frente a la oscuridad de la ignorancia.
    Entiendo que usted no habla de culpas ni de responsabilidades, si no que simplemente pone de manifiesto cómo cada vez sentimos menos.
    Le muestro mis respetos y le deseo que de nuevo vuelva a encontrar un camino que seguir en la enseñanza.

    ResponderEliminar
  38. Soy padre de dos adolescentes, 14 y 12 años.El mayor va al liceo cursa 3ero., la menor ya saliendo de la escuela. Acá el peor de todos los vicios que he podido ver está en la casa de casi todos los estudiantes, sacamos un caso o dos como excepciones. Estos hijos de los cuales estoy orgulloso es el reflejo de nosotros los padres, y aunque viven la misma situación que planteas dentro de las aulas te puedo decir que es tan fuerte la cultura de trabajo en ellos que nada los quita de la responsabilidad y de la disciplina. Cuesta es cierto, ellos pequeñas personas que van adquiriendo adultez sufren el desvarío irracional de la cultura que sobrevino los últimos años pero pero muy claro tienen también que hay que ponerle ganas a lo que hacen, haciendo o estando en el lugar que sea, en la casa, calle o centro de estudio. Nosotros los padres sufrimos en la tangente de este fenómeno porque realmente nos negamos a meternos en el círculo engañoso de la libertad que conocen hoy y sustentan. Como vos jamás acepto y me someto a este artificio de la sociedad displicente, indiferente y marchita, lo único que me queda es resistir y protegerlos a ellos de los efectos. A mi me queda una esperanza: la semilla que plantamos en ellos está inocua, curada de la polilla, de la lagarta, está a salvo y que brotará en su tiempo vigorosa sin alimañas o pestes que la contaminen. Seguro estoy la familia es la única contención y protección de los embates, al igual que tu profesión es el único faro para la humanidad perdida. NO ABANDONES, ADAPATATE AL MAL TIEMPO Y LAS TORMENTAS QUE NO TRIUNFE EL DESORDEN O EL TUMULTO DE LAS INCOHERENCIAS. Arriba hermano.

    ResponderEliminar
  39. Es gracioso que bastantes de los comentaristas que están de acuerdo con el artículo no sepan ni escribir sin faltas de ortografía.

    "Después de diez años e conseguido"

    ResponderEliminar
  40. Leonardo, hola un gusto entrar en contacto. Soy docente en ORT, tu no sos docente alli? He leído los comentarios de tus alumnos y me parece que tal vez tu decisión sea apresurada. Más allá de la bronca que genera el celular nunca sabes cómo es que tu labor genera cambios en tus estudiantes. Hay una alumna que cuenta que tu clase le hizo "parar la oreja" frente a las noticias, parece poco, pero es algo y es consecuencia de tu labor. Puedo agregar que he conocido estudiantes que valoran mucho tu capacidad para transmitir el oficio de periodista. Es muy valioso. Un cálido abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una decisión así nunca es apresurada. Seguramente esta situación se viene dando hace mucho y no ha habido apoyo institucional ante el problema. Yo mismo lo he planteado varias veces y siempre me han dicho que no se puede hacer nada al respecto.

      Eliminar
  41. Soy docente de carreras de informática y aunque hay en algunos escenarios la misma apatía, creo que a la juventud le interesa lo actual y poco la historia, hay que ponerle ejemplos modernos

    ResponderEliminar
  42. A quien le importa la ortografía si igual te entienden? Los puristas de las normas de ortografía y gramaticales y los docentes y todos nosotros tenemos que adaptarnos la nueva era o emigrar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que disparate tan grande lo que escribís...

      Eliminar
    2. Una h que se obvia, una coma que no se pone, hace diferencia en lo que se escribe! por supuesto que interesa. Generalmente ese es un comentario que ya he escuchado de personas que ponen ojo con H! ay, por hay!! lamentable lo dicho por ti.

      Eliminar
    3. "tenemos que adaptarnos la nueva era" o sea que haremos esfuerzos porque la nueva era se nos adapte? eso fue lo que escribiste y no creo que haya sido tu intención!! viste como importa cómo se escribe?

      Eliminar
    4. Enrique, el sarcasmo no viaja bien en la red pero es tal cual lo que decís.

      Eliminar
  43. En alguna medida tiene que poner un limite en mis clases tengo una regla si los veo manipulando el cel les pongo C en esa clases con mas de dos C pierden el curso. Simple al principio algún problema me trajo ahora soy el botón del celular

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no les pusieron los límites en el colegio, y no les enseñaron a respetar en sus hogares, alguien tiene que ponerlos , aunque parezca que ya es tarde!

      Eliminar
  44. Russell Crowe me hace llorar.

    ResponderEliminar

  45. Te dejo esta frase, a mi me la dio para adelante, "El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas."

    ResponderEliminar
  46. No se entregue, colega. Si tiene cosaas que aportar a sus estudiantes, tomese un descanso y vuelva con ideas nuevas, que las hay.

    ResponderEliminar
  47. Así es, los muchachos no se preocupan por aprender, no tienen más curiosidad y no les importa nada. Yo que vos, ya que sos periodista y aparentemente te gusta investigar, fíjate que pasó en la década del noventa, léete algo sobre posmodernismo, algún librito de Fukuyama, algún manual sobre técnicas de Marketing. Y ahí vas a encontrar algunas pistas sobre lo que está pasando. Tal vez, después de eso, te sorprendas menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una soberana tontería tus preconceptos hacia los jóvenes... lamentable lo tuyo.

      Eliminar
  48. Lamentable muy lamentable, es urgente trabajar desde el colegio...

    ResponderEliminar
  49. Es terrible lo que plantea, pero opino que en ese universo existe algo aún peor: El periodismo uruguayo visible, el que invade día y noche a la población desde la TV, desde la mayoría de las estaciones de radio y los medios de prensa escrita, condescendiente con el poder e incapaz de analizar la realidad con pensamiento crítico y objetivo. Si los chicos a los que enseñabas iban a terminar en esos sitios, más vale que se dediquen a compartir selfies. Cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. German. Eso es entretenimiento, no periodismo. Ni siquiera califica. Los gurises quieren ser presentadores, no periodistas, pero nadie les explico la diferencia. :(

      Eliminar
  50. Y yo que todavia sueno con volver al pais y armar un centro de investigacion en la Universidad. O sera diferente en Udelar?

    ResponderEliminar
  51. El problema no es que estén desinformados. Antes bien, están informadísimos de aquello que es relevante en su microcosmos, para ellos y (sobre todo) para su grupo de referencia, o dicho con mayor propiedad, de lo que es"trendy" (así, en inglés). Tampoco es cierto que sean incocentes de ello, a no ser que vengan de un planeta en el cual nunca existieron otros estímulos. Seguramente, en cada generación, la gente que conscientemente se mueve por asuntos de interés público y que en público asume alguna responsabilidad u ofrece cierta resistencia al status quo, es una minoría en decremento. Quiero decir que muy probablemente, tus profesores, Leonardo, pensaban algo equivalente de tu generación. Recuerdo que mi abuela opinaba algo por el estilo de la mía, como yo también lo hago de la mía propia y de mis contemporáneas. Algo que seguramente ya has escuchado, aunque quizás no hayas considerado en el transe de este artículo, es la decadencia del Estado moderno y de la transición a las instancias supranacionales. Por no ahondar en el tema, te diré que con seguridad, tus "alienígenas" son capaces de reconocer de inmediato los logotipos de las diez marcas que más consumen, pero completamente incompetentes para listar a los últimos diez presidentes de su propio país. Sencillamente no les interesa. En fin... Felicidades por este nuevo paso en tu carrera y en tu vida. Ahora te toca a ti aprender algo de tus alumnos: dedicarte más (como hacías antes) a las cosas que realmente te apasionan (aunque no sean selfies o vídeos con cachorros de león). Recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  52. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  53. buenas tardes, quizás sea un mal en crecimiento ,quizas no lo sea, depende el punto de vista y la base académica y cultural de cada observador. tal vez pueda interpretarse como cierta revolución y evolución de la especie humana a la que uno como tal no debe sentirse ajeno y resignado , sino asimilarse...aunque a los más conservadores les lleve más trabajo y un "duelo" más extenso...con el mayor de mis respetos tal vez deberían ajustarse los programas educativos y los métodos de enseñanza. Probalemente los alumnos también se sientan desilusionados y frustrados ,como que están perdiendo el tiempo, siendo ellos las principales víctimas. Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  54. buenas tardes, quizás sea un mal en crecimiento ,quizas no lo sea, depende el punto de vista y la base académica y cultural de cada observador. tal vez pueda interpretarse como cierta revolución y evolución de la especie humana a la que uno como tal no debe sentirse ajeno y resignado , sino asimilarse...aunque a los más conservadores les lleve más trabajo y un "duelo" más extenso...con el mayor de mis respetos tal vez deberían ajustarse los programas educativos y los métodos de enseñanza. Probalemente los alumnos también se sientan desilusionados y frustrados ,como que están perdiendo el tiempo, siendo ellos las principales víctimas. Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  55. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  56. Comentario de María Luisa Guerrero Ramírez Hace 2 segundos
    Eliminar comentario
    Hola. Después de leer el artículo no me siento sola ni tan frustrada. Igualmente imparto clases a nivel licenciatura, y este último semestre ha sido desastroso y frustrante, en donde ha reinado el silencio, donde apenas logré enseñar la mitad del curso, y tengo medios grupos reprobados. Aún sin celulares en el aula, el desconocimiento de su entorno y su poca capacidad de comunicación oral, y con adultos, es nula. Los años anteriores no habían sido tan drásticos los resultados, pero este si, con chicos alrededor de los 19 años. ¿Qué se puede hacer? Ojalá lo supiera. Un fuerte abrazo, desde México.

    ResponderEliminar
  57. Comentario de María Luisa Guerrero Ramírez Hace 2 segundos
    Eliminar comentario
    Hola. Después de leer el artículo no me siento sola ni tan frustrada. Igualmente imparto clases a nivel licenciatura, y este último semestre ha sido desastroso y frustrante, en donde ha reinado el silencio, donde apenas logré enseñar la mitad del curso, y tengo medios grupos reprobados. Aún sin celulares en el aula, el desconocimiento de su entorno y su poca capacidad de comunicación oral, y con adultos, es nula. Los años anteriores no habían sido tan drásticos los resultados, pero este si, con chicos alrededor de los 19 años. ¿Qué se puede hacer? Ojalá lo supiera. Un fuerte abrazo, desde México.

    ResponderEliminar
  58. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  59. Estimado Profesor
    Somos colegas, hace 30 años que soy Profesor Universitario en la UBA (Ciencias Sociales y Derecho)
    Desde ese lugar que le escribo puedo comprender su desazón su cansancio moral que también debo decir que a veces padezco.
    No coincido integramente con el texto de su renuncia pero debo decirle que lo coloqué en mi muro de Facebook y lo haré en mi blog para que alguno de mis futuros estudiantes lo lean.
    Y si no lo leen lo leerán algunas personas que pueden hacer algo para que la gente valiosa no abandone la lucha que significa la enseñanza actualmente en nuestra sociedad.
    Son pocos los alicientes, ya sea remunerativos cuanto de reconocimiento, pero considero que debemos seguir enseñando.
    Sarmiento decía en alguna de sus flamígeras cartas que argentino era un anagrama de ignorante.
    No llegaría a tanto, pero es cierto lo que Ud. plantea cuando en nuestro país la educación es sinónimo de gasto y no de inversión.
    Como expresó un decano de Harvard si creen que la eduación es costosa prueben con la ignorancia.

    En fin solo le escribo estas líneas para empatizar con su pensamiento y sentimiento que obviamente es de pesadumbre.

    Si me permite me tomaría el atrevimiento de pedirle que reconsidere su decisión para que los valores que defiende no sean abandonados.

    Lo saludo respetuosamente

    ResponderEliminar
  60. Vuelvo a leer Fahrenheit 451 y no puedo dejar de soñar con aquellos 60s, en el campo, sentado a la sombra de la parra, disfrutando la trama de ese cuento, respirando hondo. Nunca imaginé que podría avizorar ,como hoy lo hago, el riesgo de vivir la realidad descrita por Bradbury.

    ResponderEliminar
  61. La decisión de Leonardo es más que respetable. Sin embargo, también es verdad que muchas personas de su generación no tienen empatía a la hora de aceptar que las nuevas generaciones crecieron bajo estímulos y experiencias TOTALMENTE DISTINTAS. El problema está en el sistema de educación: las personas que tienen el poder de cambiarlo están demasiado lejos de sus años de educación.

    ResponderEliminar
  62. Estimado Leonardo,
    Comprendo su cansancio, y su frustración. Comprendo el golpe al autoestima y a la vocación que representa el sentir que la ilusión de formar nuevos (y buenos) periodistas se diluya ante una realidad que parece no dar tregua. Una realidad que se encarga cada vez más de hacernos igualitos en estupidez.
    Ahora, quiero pedirle un favor... Que por un instante se imagine a todos los docentes y a los alumnos (niños, adolescentes y adultos) que hoy están entrando a un aula con el trabjoso desafío de "enseñar".
    Si, desde el hombre que en este momento esta subiendo la cima de un cerro en el norte Argentino, o la mujer que madrugó bien tempranito para estar a tiempo frente a sus alumnos en Montevideo.
    Todos ellos llevan en su frente ese sudor, mezcla de alegría y frustración. Todos ellos se levantan cada día rogando a Dios dar lo mejor de sí y poder si quiera transmitir algo.
    Es entonces, en esa esperanza coartada por las transformaciones constantes de los tiempos post-modernos, dónde la creatividad comienza a abrazar los desafíos abriendo puertas dónde parecía haber solo muros.
    Entonces, el hombre descubre el modo de sacarle luz a ese viento huracanado que parecía arrasar con todo sin dejar absolutamente nada.
    Entonces, el maestro descubre que en estos tiempos, es importante dejarse caer, frustrarse, cansarse, tomar una bocanada de aire fresco. Pero a la vez también es importante saber volver, entender que educar es un desafío constante, dónde se siembra más allá de la cosecha. Un desafío que transforma doblemente, al educando y al educado. Y si sólo pensamos que uno de los dos tiene que transformase, estamos en un error. Con el poco tiempo que tengo en docencia, descubro que un buen docente siempre aprende, siempre descubre algo nuevo de sus alumnos, del aula, de la institución, etc. Y cuando deja de aprender; es que dejó de abrazar el desafío, o se rindió o simplemente se atrincheró en la ilusa y fantástica idea de creerse completo y tener que completar a los demás.
    No es así, educar es dignificar, es ayudar a que el otro descubra su potencial y que lo puede volcar al servicio de los demás, es valorar al otro por el hecho de ser otro, educar es resignificar las piedras y transformarlas en catedrales, educar es dar un soplo al decaído y un aliento al compañero. Por eso Leonardo, te animo a que descanses, tomes distancia, para después volver un día corriendo y saltar ese pozo que hoy te animó a decir basta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  63. Te entiendo perfectamente, lo peor es que pasa en la primaria también. Las instituciones educativas debieran establecer pautas claras cuando el estudiante ingresa, pero igualmente no garantiza nada aunque ayudaría.

    ResponderEliminar
  64. Sr. Haberkorn, he leído casi con dolor su artículo y le confieso que he llorado al hacerlo. Soy profesora en lengua y literatura en secundaria pública en Argentina, ya imaginará lo que eso significa. Me encuentro a diario hablando de cosas que me apasionan delante de adolescentes con resacas de alcohol y demás cosas. Con realidades sociales tremendas, hacinados en salones sin nada, en escuelas en las que hay que juntar dinero para comprar las tizas y en la lucha constante por salarios dognos o por encontrar a alguien que comprenda que ser docente no es "moco de pavo" como decía mi abuela. He visto como mi dignidad se ve golpeada a diario y he tenido que tragarme las lágrimas o hacerme la resfriada para justificar los ojos húmedos de tristeza. Si tuviera que explayarme en narrar la experiencia diaria de un docente en mi misma situación quizá no encontraría las palabras que la contuvieran. Así y todo está la vocación y uno resiste, pero cuando leo cosas así, como la que usted escribe, y me siento tan identificada, resurge algo dentro de mí , una tristeza honda, un dolor enorme y tengo que echar mano a todas mis fuerzas o a mi indiscutible vocación para seguir adelante. No puedo irme como usted pero muchas veces quisiera, esa batalla diaria es desgastante y solo somos salvados por alguna que otra luz que llega con el agradecimiento de algún alumno al que uno, luchando a brazo partido, ha podido enseñar algo entre tanta ruina. Mi cordial saludo para usted. Marcela González, Buenos Aires, Argentina.

    ResponderEliminar
  65. Me pregunto: que es estar informado? Si la información es armada para satisfacer intereses de unos pocos. Estar informado es saber? lo dudo. Los jóvenes que son víctimas de un sistema educativo mediocre y de educadores que no son tales, ingresan a la universidad en su mayoría con la expectativa de conocer, de especializarse o simplemente buscando su vocación. Educar es poner el cuerpo y el alma, para eso, dice Mafalda, sólo es necesario ser persona y comprender que en frente hay humanos con una historia por detrás, con la misma profesión pero con diferentes intereses.

    ResponderEliminar
  66. http://docentesinnovadores.net/Contenidos/Ver/4546

    ResponderEliminar
  67. Que desastre! Soy un voluntario en las selvas de Centro América intentando aportar algo a un nivel educativo sub-humano, poniendo como ejemplo, muchas veces a mi país, que a pesar de los problemas que atraviesa... tiene un nivel de educación que no deja de enorgullecerme. Hasta que leo esto. También en Buenos Aires tenemos sub-humanidad? Es que hace muchos años que falto. Por las dudas, a aquellos que defienden la indiferencia o las faltas de ortografía... me pregunto, si lo mediocre es tan permitido, por qué no viajan en un auto con lo frenos defectuosos? o en un avión con un piloto que no sabe bien que botón apretar para aterrizar? o simplemente cepillarse los dientes con un cepillo mal fabricado al que se le salen las cerdas (siguen llamándose cerdas?)?
    Lo correcto correcto es, el resto es simplemente... error... y en sus extremos, pues, sub-humanidad.
    Critiquen e insulten todo lo que quieran, pero el que escribe esto, tiene la autoridad que le da el sacrificio de añares, esfuerzos, peculio, lágrimas... tan solo por AMOR. Entonces, lo de sub-humanidad es tan solo una observación y una conclusión... no una ofensa.
    Profesor Haberkorn, lamento su decisión, por Ud., no por que haya renunciado, sino por el dolor que debe sentir al haberlo tenido que hacer. Como humano que seguramente es!
    Gracias,
    Livio

    ResponderEliminar
  68. Otro si digo!
    En mi juventud, en mi trabajo solía yo compartir con mis compañeros: si lo correcto es 100, lógico que no somos ni prusianos ni fundamentalistas, aceptar 90 está bien.
    Si aceptamos 90 como correcto, so pena de ser fanáticos, aceptar 80 está bien.
    Si aceptamos 80 como correcto, pues 70 está bien.
    Y así llegamos al 10... o al 1.
    0 no, porque sino no hay venta y por más que lo que vendamos sea una porquería, algo hay que vender (defender).
    Y así llegamos a la mediocridad institucionalizada, aceptada, DEFENDIDA, personal y general, generalizada, que nos lleva a...
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  69. Entiendo tu renuncia,Leo.Te cansó la indiferencia de tus alumnos.En una novela de Daniel Baldi-espero que tus ex estudiantes sepan decir quién es-(la Botella FC la 11 se la juega)pasó lo mismo que te pasó a vos.Jorge les preguntó quiénes eran Aparicio Saravia- nadie sabía-,Blanes-nadie sabía a qué se dedicó-y Artigas-sólo uno respondió-.Ante esto, renunció. Acá pasa igual.Te recomiendo esta novela,espero que te ayude.

    ResponderEliminar
  70. Muy buena la nota, me encantó tu forma de ver la educación, adhiero mucho a lo que decís, también me gustó la inclusión de TCO.

    ResponderEliminar
  71. Que lástima. Ojalá se revierta y se puedan aprovechar aquellos alumnos que no pierdan el interés. Son los que se destacarán en el futuro, como lo hizo Oriana... pero bueh, no creo que estos alumnos hayan tenido la niñez o adolescencia de la Falacci, la chispa que podría encender el fuego de la pasión de cualquier profesión.

    ResponderEliminar
  72. Me encantó, totalmente identificado me siento, no pueden dejar un segundo el celular.

    ResponderEliminar
  73. Leonardo, soy periodista desde el día que la maestra de primer grado dijo " composición tema La Vaca" nunca estudie, escribo mal, redacto mal, pero me considero un buen entrevistador. Me hubiese gustado estudiar periodismo pero la vida me llevo por otros caminos, otros trabajos, otras profesiones pero el periodismo siempre siguió vivo en mí. Mi padre fue imprentero llevo el olor de la tinta en la memoria grabada, él era Tipógrafo, casi un héroe. Verlo armar tipo por tipo y al revés era como ver un ángel. Mi bisabuela fue uno de los fundadores del diario La Capital de Rosario y mi hermana es la única profesional de las ciencias de la comunicación en la universidad del museo social. Lamento mucho sus palabras, me hubiese gustado mucho tenerlo como profesor, pero sepa usted que es imposible insertarle a un persona una pasión, y el periodismo es eso mi amigo, una pasión enorme que no se puede dominar. Se puede ir a una universidad, se puede estudiar y recibirse, pero si ni se lo lleva adentro es una cascara vacía. Piénselo estoy seguro que entre tanta mediocridad debe haber quien valga la pena, quien tenga ese fuego y si con ese lo consigue, la tarea estará cumplida, abrazo maestro

    ResponderEliminar
  74. El ser humano se caracteriza por algo que es inherente a el mismo, es la adaptación a los cambios, es la supervivencia en su máximo esplendor, cambiar para sobrevivir, en resumen evolución.
    Lo que queda no es renunciar, es encontrar la forma de adaptarse a lo nuevo, darle la vuelta una y otra vez hasta lograr la conexión, en una era como la nuestra pretender que leyendo pesados libros antiguos impresos es la forma de aprender, es en pocas palabras obsoleto; en un mundo lleno tecnología a nuestro alcance lo correcto es usarla para lograr nuestros fines, y en el caso de los maestros usarla para enseñar.
    A mi forma de ver el futuro del periodista es alguien hiperconectado que pueda informar desde cualquier lugar del mundo en cualquier momento del día, con difusión instantánea, en tiempo real. Es el futuro los que logren adaptarse sobrevivirán, aquellos que no pueda están condenados al igual que Leonardo a hacerse a un lado y guardarse en el baúl de los recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maestra le dijo a sus alumnos que hicieran Memes sobre la novela “100 años de soledad” de García Márquez http://elclubdelospoetasmuertos.net/maestra-le-dijo-alumnos-hicieran-memes-la-novela-100-anos-soledad-garcia-marquez/. Esto es un ejemplo de adaptarse a los cambios. Me parecio magnifico y lo queria compartir.

      Eliminar
  75. Yo no renuniaría, pero tampoco los aprobaría, si no saben cosas como las comentadas, para el final deberían conocer y ser capaces de comentar tantas otras, que requieran saber para ser un periodista.
    Si todo el plantel educativo fuera homogeneo no deberían egresar esa horda de indiferenees y mal educados

    ResponderEliminar
  76. Como profesora y como estudiante (universitaria en los dos casos) he tenido una experiencia similar, pero no atribuyo al celular, el facebook, el WhatsApp....la falta de interés en el conocimiento ...lo atribuyo a una sociedad en donde la curiosidad intelectual no se estimula desde la infancia...Puedo asegurarle que si usted logró motivar aunque sea al 1% de todos los estudiantes que pasaron por sus cursos...puede sentirse satisfecho!!!

    ResponderEliminar
  77. Es tremendo lo que te pasa, lo perdida que està la juventud, lo veo con mis ojos y lamentablemente van a pasar muchos años para que se pueda acomodar algo, por suerte conservo mi primer celular y lo utilizo para mandar mensajes o llamar, nada mas, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en cambio si tengo un smartphone y no le veo nada malo, el problema no pasa por esos aparatos sino por cómo fueron educados en el hogar sus usuarios, ya que un smartphone hasta puede ser una herramienta muy útil si es bien aprovechado.
      Igualmente lo son las redes sociales, un Facebook puede ser muy útil para estar más cerca de familiares que viven lejos, amigos, o con gente que comparte un interés en común, etc. Si es mal utilizado se convierte en algo tóxico, una cuenta de Facebook muestra cómo es su creador, puede enriquecer a quienes la ven, o puede incomodar.
      El smartphone en sí es como una computadora portatil en su versión más pequeña, ahí se pueden tener diccionarios, programas creados para empresas con conexión a servidores, editores de texto, planillas de cálculo, etc. Generalmente solo lo utilizan para juegos o redes sociales, programas de chat y algunas veces como teléfono...

      Eliminar
  78. ¡Es genial!, hoy en día hasta muchos docentes tienen tremendas faltas de ortografía, una estudiante de primaria para adultos reclamó a su profesora que sapo se escribe con "s", y no "zapo".
    Hay seguramente varios factores que hacen a esta nueva generación de atraso, pienso que el porrito no ayuda a concentrarse, así leí, pero viven fumando eso, por otro lado los teléfonos con sus redes sociales. Un profesor de informática que enseña programación me dijo que no ve capacidad de razonamiento, para escribir un programa informático hay que razonar, hacer un diagrama de flujo y luego escribir código, pero no razonan.
    Ya no les importa nada, nadie se preocupa por escribir bien, las mujeres están "medias cansadas", muchos "andan por ay" sin pensar, "si yo habría", sabemos que estos errores son mínimos al lado de lo que se vé.
    Sugiero una posibilidad, ¿por qué no enseñar a través del teléfono?, ya que no se despegan del mismo quizás la clase sea más divertida por ahí, tuve una novia que se comunicaba más a través del teléfono que en persona, con sus hijos era igual. Mientras discutimos esto la Real Academia Española sigue trabajando empíricamente para incorporar nuevas palabras (después de esto me como una "almóndiga" y me seco con la "toballa"...
    Ver errores de ortografía en abogados, periodistas, ingenieros, etc. es normal y a la vez aberrante, mientras que en gente de menos estudio para mí es perdonable siempre que demuestren que se superan. Yo no soy exigente, mientras les entiendo va bien, pero me gusta esa gente que va corrigiendo sus faltas, a veces respondo usando la palabra que escribieron mal pero esta vez bien escrita, así no soy hiriente.
    La gente no lee, se sabe que en redes sociales, noticias, etc. la gente suele leer solo unas pocas líneas, y hay gente que piensa que estar informado no sirve, son los mismos que el día de elecciones no tienen idea de a quien votar. El smartphone no es un teléfono inteligente, es un chupador de inteligencia y promotor de la venta de cuellos cervicales o servicios funerarios en el caso de los que juegan Pokemon Go.

    ResponderEliminar
  79. Bueno, tal vez sea hora de que descanse, que le deje el lugar a alguien que pueda cautivar las mentes de esos jóvenes con renovada energía.
    Usted, a descansar y a buscar una vocación.
    Una oportunidad se abre, para quién quiera y pueda llevarla adelante.

    ResponderEliminar
  80. Bueno, tal vez sea hora de que descanse, que le deje el lugar a alguien que pueda cautivar las mentes de esos jóvenes con renovada energía.
    Usted, a descansar y a buscar una vocación.
    Una oportunidad se abre, para quién quiera y pueda llevarla adelante.

    ResponderEliminar
  81. Juan
    Es muy bueno que alguien plantee esta realidad desde el lugar del protagonismo.
    Alguien tiene que decir que el Rey está desnudo...
    Gracias por compartir esto que te pasa...
    Otra cosa...
    me costó leer por los cuadraditos de Twitter, Facebook, Google+. Pinterest, Mail y uno verde que no sé que significa..

    ResponderEliminar
  82. Maestra le dijo a sus alumnos que hicieran Memes sobre la novela “100 años de soledad” de García Márquez http://elclubdelospoetasmuertos.net/maestra-le-dijo-alumnos-hicieran-memes-la-novela-100-anos-soledad-garcia-marquez/

    ResponderEliminar
  83. Qué decirte, hermano, que no se te haya dicho en esta serie de comentarios que de algún nos ofrecen el panorama tal como es. Soy médico en argentina, trabajo con médicos, leo lo que escriben los médicos y como hay tantos que hacen las cosas más o menos como las escriben, hace cuatro años dejé la práctica asistencial, harto de "criptorquidias", "oxipitales", "retrazos" y de que los pacientes "golpeen con todo el cuerpo contra el piso". Abrazo enorme

    ResponderEliminar
  84. Apreciado Amigo, tu experiencia es la experiencia que vivimos a diario los que amamos vivir y aprender, los que encontramos en la pasión, una razón para dar lo mejor en todo. Pero debes saber que tu renuncia, te está colocando del lado equivocado de la historia, te está nivelando con lo que criticas, porque renuncias a lo que eres, por creer que no ha valido la pena. Contrario a la decisión que has tomado, te invito a reformular tu cátedra, a plantearte uno o varios nuevos escenarios, para rescatar a esos jóvenes que se están perdiendo, no por la falta de capacidades, sino por la exagerada facilidad con que transitan sus vidas, escasos de sacrificio y pasión. Sé que poco les importa la calificación o el mensaje, pero algo tiene que importales y la misión de un buen investigador es descubrir ese algo. Tienes una enorme misión por cumplir, muchos al igual que tu hemos sentido la intención de renunciar, pero este mundo necesita de locos apasionados y solitarios, que gritemos y exclamemos que la vida es mucho más de aplicaciones móviles y mensajes sosos y nada constructivos. Es una locura continuar, es una locura querer cambiar lo que parece imposible que cambie, pero es precisamente esa locura la que le hace falta a este mundo, porque cuando facebook, instagram o whatsapp reinen todo estará perdido. Un abrazo fuerte y por favor no renuncies.

    ResponderEliminar
  85. Entiendo su postura. Yo tengo 25 años de docente, fui muchos años docente del nivel terciario en argentina y los chicos de 1º año son asi. Pero luego en 2º y 3º año no lo son. Los de 1º año se "quedan en el camino". Luego, cuando son mas grandes se arrepienten de la "idiotez de la juventud". Muchas veces es tarde y no vuelven a estudiar. En ese punto, cada uno debe hacerse cargo de su propio destino... Un gran docente actual dice que los chicos han cambiado, pero las demandas laborales siguen siendo las mismas. Los que no estudian ni se esfuerzan... Que luego se hagan cargo de su vida. A medida que pasa el tiempo (ya tengo 50 y 25 de docente ) me he puesto mas conservador, mas "derechoso" si se me permite. Creo que los seres humanos somos libres, pero luego debemos hacernos cargo de nuestra vida y decisiones. Quien ha tenido la oportunidad de estudiar en su juventud ES UN PRIVILEGIADO DE LA VIDA, y debe aprovechar esa oportunidad. Si pierde tiempo con tonterías del facebook, que luego no culpe a nadie. Ciento de chicos han pasado por "mis aulas" y se han recibido y su vida hoy es muy buena. ESTUDIAR Y ESFORZARSE TIENE SU PREMIO!!!! Los holgazanes luego tienen el futuro que se merecen.

    ResponderEliminar
  86. Lucía Iglesias Tablate14 de septiembre de 2016, 12:10

    Realmente quiero una clase suya!

    ResponderEliminar
  87. Leonardo, que tremendo tu testimonio, y aquellos que pertenecemos con orgullo a la "generación que soñaba con cambiar el mundo" sabemos bien de lo que hablas. Ahora me permito preguntarte si has intentado poner reglas en la clase, y creo en reglas no necesariamente autoritarias sino a partir de un acuerdo con la clase. Generalmente funciona. Por otro lado la educación universitaria en general (no conozco como es en la ORT confieso) tiende a ser más pasiva y tradicional, aunque es evidente que por las preguntas que formulas a tus alumnos siempre procuras la participación y el debate. Bueno, es una pena que alguien como vos deje la docencia aunque te entiendo de verdad. Gracias por tu testimonio y valga la ironía, lo compartiré en mi Facebook.

    ResponderEliminar
  88. Perdón, leyendo tu biografía ve que coescribiste un libro sobre Victor Hugo Morales, un personaje para mi siniestro. Me pregunto si estará disponible en versión digital, Vivo en USA lo voy a buscar en Amazon.

    ResponderEliminar
  89. Never mind.. ya lo consegui en Amazon Kindle! Lo mejor para vos en tus futuros emprendimientos

    ResponderEliminar
  90. Estimado Leonardo, permítanme compartir mi experiencia, tengo 50 soy docente y en algún momento la desazón me invadió de igual manera. La tendencia me mostraba que el destino de la sociedad en la que vivía era la incultura, me sentía transitando un camino que como destino final me mostraba estar rodeados de torpes, banales, y sin herramientas para sostener un debate cargado de contenido (un charla "gordita" me gusta decir) veía a los míos asolados por la delincuencia e impunidad, en una sociedad carente de los valores con los que me sentía a gusto.
    Creo que como docentes, por formación (o deformación) somos poco autocríticos, fuimos formados para tener la "autoridad" frente a un grupo de personas, nos dijeron que la misma estaba impuesta por la versatilidad verbal y la cantidad de contenidos que habíamos recibido y el mandato de evangelizar con los mismos. Fuimos insertados en un sistema que fué pensado en la inglaterra del siglo IXX y traída a sudamérica por Sarmiento. Esto es el marco en el que nos movemos y estamos cómodos.
    Los docentes son los responsables de formar ciudadanos de bien, socialmente aptos, cargados de valores como la tolerancia, el compromiso, la responsabilidad y cuanto calificativo mas le venga a la mente. Nuestra generación tuvo la ¿mala suerte? que la tecnología metió la cola y nuestro mandato se vió socavado por este ¡nuevo demonio! salido del útero de Apple, Google, Microsoft y Android. ¿Serán los cuatro jinetes remozados?.
    Estimado Leonardo, No hace falta que le diga que la forma en la que nos conectamos ha evolucionado, desde ver televisión hasta mandarnos Selfies que muestran que hacemos, que comemos, que nos ponemos, podemos mostrar "en vivo" que estamos haciendo pis y vamos a tener audiencia. También podemos contar que estamos en una clase como la que nosotros tomabamos en 1995 y nos aburrimos porque estamos 20 años en el futuro. Si personalizar ni hacerlo referente de la postura, me permito generalizar sabiendo que hay muchas excepciones, Los docentes debaten para tomar decisiones como si fuera una mesa de café, en donde la grandilocuencia es el pilar del respeto, y el pié del micrófono o mango del megáfono. La solución está al alcance de la mano, usar tecnología no es necesariamente crear un Power Point o pasar un video. La red es la mas inteligente del aula (No estoy hablando de dar clases por Whatsapp o usar FB) y nuestros futuros ciudadanos de bien estan pendientes de ella, Los invito a evolucionar, desaprendiendo. Espero sumar voluntades a esta idea. Mis mas sinceros respetos y franco saludo desde Córdoba, Argentina.-

    ResponderEliminar
  91. Desde mi punto de vista es usted un profesor poco creativo y aburrido. Cuando generaliza de esa manera veo que el problema es del profesor. El reto es cómo lograr la atención de esos zombies como rescatar las mentes brillantes. Y la gran pregunta: ¿que tienen de interesante los selfies para empendejarnos? otra pregunta sería : ¿cómo me puedo comunicar con mis estudiantes, posiblemente por Facebook, Twitter, o instagram? Otra sería ¿como hago que esta partida de babosos que en la vida han vivido un conflicto armado entiendan la guerra de Siria?
    Es muy posible que los escritores que nosotros amamos no signifique nada a las nuevas generaciones , entonces la idea es como estos pendejos leen, escriben y se enteran. Porque yo sé que si leen y se enteran. Además está en sus manos depurar de malos elementos su clase, aquella gente que no entiende de comunicación.

    ResponderEliminar
  92. Los tiempos siempre cambiaron, nunca todo tiempo pasado fue mejor, sino la evolución de la especie no se justifica, me pregunto hizo algo para meterse en esos grupos de manera tecnológica? intento algo dentro de ese ámbito? Debería. Nos podemos quejar y renunciar a todo, es la salida mas facil, pero buscar la solucion siempre es complicado y menos cuando las maneras de comunicarse y la maneras que se trata y se transmite la informacion cambian. Lo invito a volver e intentar varios trucos.

    ResponderEliminar
  93. Profesor, entiendo su desánimo porque yo también soy docente, aún peor del Nivel Medio y en Argentina. Espero que pueda invertir su tiempo en algo más productivo y gratificante para usted. Sus impúberes alumnos no se merecen que usted derroche sus energías y capacidad en ellos. ADELANTE COLEGA!!!!!Que les dé clases el face!!!!!

    ResponderEliminar
  94. perdon profe pero me suena a que se rinde rapido... como es eso? donde esta el profesor que se adapta y enseña a pesar de las dificultades... el celular es un recurso excelente para que los estudiantes aprendan sin tener que abrir whatsapp

    a mi me suena a que ud se rindio antes de intentarlo... porque en lugar de ud darle los contenidos como si fuera algo que ellos tienen que asimilar no empieza por sus gustos, intereses, preguntas? estoy seguro que ellos le van a dar una respuesta, sea honesto con ellos, digales que le pasa, que siente, pregunte porque muchos prefieren chatear antes que disfrutar su clase.

    por favor se lo esta diciendo un simple profesor de musica que apenas empieza

    ResponderEliminar
  95. Entiendo perfectamente tu sentimiento. Es frustrante ver el desinterés y la falta de respeto que se ve hoy en dia en las clases.

    ResponderEliminar
  96. Yo te diría Leonardo que no desistas, que todos los profesores hemos sentido ese desaliento, pero que tenemos el poder de cambiar las cosas. En mi caso, esas redes que eran las enemigas de la atención son ahora mis herramientas para enseñar, tengo varios cursos (investigación, bioética, salud pública, etc) y siempre iniciamos el curso creando un grupo cerrado de facebook y alli hacemos foros, subimos documentos, proyectos, videos y los alumnos sienten una relación horizontal, con balance, con libertad, amigable y sobre todo en su zona de confort actual, el reto es adaptarse y es lo que yo hice!

    ResponderEliminar
  97. Me pregunto, les pregunto a unos cuantos 'comentaristas ejemplificadores y ejemplificantes, santos catárticos y voluntaristas': ¿leyeron tooodaaa la carta del Sr. L. Haberkorn? Hay algo más que esos chicos, algo que permite que esos chicos lleguen adonde están -y que luego estén con sus corbatitas en un informativo, hay algo más y, d pronto, una persona dice: no quiero, acá no. Basta. No pondré mi hombre en y para esta rueda. Como dice un viejo proverbio chino: "Si querés entrar en un pentágono y no
    lo lográs por ninguno de los cinco lados,
    buscá el sexto". ¿Se puede comprender cuando alguien va por el sexto? ¿Se entiende que en realidad alguien no renuncia a su algo más cuando está renunciando? ¡Salud profesor, yo ando por el séptimo lado, y no está nada mal, a mi juicio y entendederas del cuore!

    ResponderEliminar
  98. triste, triste muy triste pero lamentablemente cierto......

    ResponderEliminar
  99. Llevo 11 años haciendo docencia universitaria. El mundo cambió, la tecnología permeó las relaciones sociales y el paisaje cotidiano. Es nuestra obligación ajustarnos a los tiempos. Me he sorprendido muchas veces con la misma sensación de desesperanza que el profesor uruguayo, sin embargo a poco andar, una voz interna me recuerda que soy yo el encargado de seducir, de saber leer el mundo en el que estos muchachos y muchachas habitan, el que debe sobreponerse a la herida narcisista de que aquellas cosas que a mi me apasionan a otros aburre. Empatía que le llaman, lejana a ese verso autoritario de "yo soy la autoridad" y a esas recetas del terror que en Chile tienen tantos seguidores y tan buena prensa. Tal vez la corajuda entrevista de la periodista Oriana Fallacci al dictador Galtieri no es aquello que logra encender en la mirada de esos jóvenes el deseo de aprehender el mundo y habrá que buscar otra, más cercana al campo vital de estos aprendices, tal vez enseñar implica salirse del cómodo pedestal en el que uno se habita para atravesar fronteras y encontrarse con la otredad más desconocida y lejana, esa que está al lado, infinitesimalmente próxima. Yo lo intento cada día que me enfrento al desafío de enseñar y cuando comienzo a fracasar busco siempre en mí y nunca en mis estudiantes la clave de la solución. Perdonen mi optimismo desmesurado (ya devenido en identidad preferida), pero se puede y vale la alegría el intento.

    ResponderEliminar
  100. Estimado Leonardo, espero que tanta repercusión y reflexiones te hayan permitido obtener nuevas perspectivas de la situación.
    Doy clases en la Facultad de Ingeniería de la UBA pero tengo 26 años así que crecí con esta revolución tecnológica. No es una política tácita, pero por suerte los alumnos que avanzan en la carrera no abusan de los celulares.

    Personalmente considero que la tecnología reciente y el desinterés no son necesariamente lo mismo. Algunos profesores confunden una cosa con la otra porque muchas veces se dan en simultáneo en los alumnos.
    El desinterés se lo atribuyo, como sugerís en una parte de tu texto, a esa cadena de profesores que implícitamente transmitieron que todo da lo mismo. Y este proceso es cada vez más difícil de revertir.
    Si hay desinterés, la tecnología brinda un camino rápido para dispersarse y escaparse. Pero no es la responsable directa.

    Un saludo y suerte!!
    Mariano.



    ResponderEliminar
  101. Profesor Haberkorn, lo entiendo perfectamente pero creo que actuó apresuradamente. Soy ingeniera, sin embargo, me encantaría que hubiera más profesores como usted. En mi formación me encantaron todas las áreas. Por lo que cuenta, sus clases deben ser apasionantes.

    Eso no significa que le llegue a todos los estudiantes. Soy profesora universitaria en Bogotá, Colombia. Me apasiona lo que hago pero afortunadamente no es nada fácil. Es un tire y afloje o como dice el exalcalde Mockus, zanahoria y garrote.

    A veces los estudiantes se dan cuenta de lo que les dimos ya cuando están ejerciendo como profesionales.

    Veo que el problema central no es la tecnología informática y ésa como se lo sugieren algunas personas hay que integrarla e incluirla en las reglas del juego. Su uso lo determina el profesor. Totalmente respetable si decide no usarla aunque le recomiendo que lo intente. Y en su área sería fantástico hacerlo.

    Con mucho respeto, reconsidere su decisión. Hay momentos difíciles pero los profesores somos claves en los procesos educativos y los buenos no se dan silvestres. Sé lo que es conseguir profesores y no es tarea fácil.

    Dos cosas que considero importantes:
    - La educación requiere una revolución (lo que he visto en mi país es que ha terminado plasmándose en mayor cobertura). Pero seguimos enseñando para estudiantes con nuestro perfil, es decir, para aquellos que no teníamos acceso a internet ni a móviles. Nosotros también tenemos que cambiar.
    - Sí hay una crisis en la familia y en la escuela: apatía, desidia... Uno entraba a hacer la carrera y se entregaba totalmente, además no había mucho más para hacer. Hoy no pasa así con muchos estudiantes.

    Gracias por compartir su vivencia y decisión que espero no sea definitiva.

    ResponderEliminar
  102. Carta abierta al profesor Leonardo Haberkorn
    (Cuya renuncia "conmueve al mundo de la educación"):
    Permítame decirle, profesor, que sus palabras lejos de conmoverme me llenan de un grato alivio. Si algo se ha producido con su renuncia es un acto feroz de justicia. Usted, apartado fieramente por la historia, ha pasado a ese limbo de los desertores donde moran aquellos que, como usted, renunciaron a sus votos cuando la rueda –ese maldito disco obsesivamente giratorio- vino a cambiar las doctrinas de los que enseñaban como arrastrar troncos con menor esfuerzo. A los que se alejaron de la enseñanza a causa del villano de Copérnico quien con sus descubrimientos hostigó la pureza inamovible de siglos y siglos de enseñanza geocéntrica.
    La historia de la humanidad, lejos de ser un estanque, fluye con la belleza de un río. La virtud del cambio es propiedad de la vida. Lo quieto en cambio…
    Dice usted –y permítame citarlo con fidelidad- que “Normalmente, a esta altura, todos los años ya había conseguido que la mayor parte de la clase siguiera el asunto con fascinación.” Esa flagrante declaración merece en consideración a la ética su pronta renuncia. Esa confesión pública de que a pesar de los años y los cambios y la gente que se renueva usted se mantiene inamovible en su metodología no merece menos.
    Dice usted: “Conectar a gente tan desinformada con el periodismo es complicado. Es como enseñar botánica a alguien que viene de un planeta donde no existen los vegetales.” Y yo le contesto que eso es justamente la enseñanza, acercar el conocimiento y ponerlo a disposición de los que no lo tienen.
    Me alegra su renuncia porque es tiempo de que renuncien todos aquellos que subestiman a los jóvenes, que los llaman incultos y desinformados, porque este mundo ya ha sufrido demasiado los estragos de tales doctrinas. Si los cambios han empujado a la humanidad a algún lugar, es a estar mejor preparada.
    Ahora, en la soledad de su auto destierro, podrá llorar con su película celebrando la propia y devastadora ignorancia. Porque, profesor, no a todos nos emocionan las mismas cosas y eso es lo bello. Nos hace distintos.
    A mí no me conmueve su carta. Su renuncia me parece un acto de honor, el seppuku obligado que acontece cuando se revela que hemos faltado a la memoria de los verdaderos maestros, los que entendieron los cambios como desafíos y lejos de las quejas y los reproches, dedicaron su amor y su virtud a seguir buscando el modo de establecer el diálogo, la comunicación, que es la piedra basal de lo que usted llama enseñanza. Pero eso es algo que solo un verdadero maestro entiende.
    Atte. Guillermo Montilla Santillán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡ que hermoso escribes, ojalá estuvieras al frente de un grupo de personas que ni siquiera te voltean a ver durante toda la clase.!!

      Eliminar
  103. Muy bien por la decisión tomada por Leonardo Haberkorn. En el día de mañana estos "estudiantes" incapacitados e irrespetuosos y con falta de vocación dirán que tuvieron como docente a Haberkorn, lo cual será una grosera mancha en su curriculum.

    ResponderEliminar
  104. Hola Leonardo...soy una profe argentina,actualmente tramitando mi jubilación de la docencia en escuelas secundarias...No estoy dando clase pués tengo una licencia médica...yo tb tiré la toalla...Me llegó mucho tu carta...No estoy arrepentida por haber elegido ser docente. Aprendí mucho de mis alumnos, adolescentes de una condición social muy complicada, siempre vulnerables, siempre en riesgo...Pero me cansé... Hubiera querido jubilarme en el aula, pero ya no soporté preguntarme q hacía yo con la tiza, el pizarrón, el libro y la fotocopia frente a esos chicos atrapados por esas tremendamente atractivas pantallas...Yo tampoco los culpo...A mí tb me encantan el Twitter, el Whatsapp, navegar por internet, pero mi formación hizo que jamás usará mi celular en clase por motivos personales. Los tiempos han cambiado y la educación formal tiene mucho que cuestionarse. Quizás, luego de cierta reflexión vuelvas al aula...los chicos siempre valen la pena... Será cuestión de tomarlo como un desafío. Pero te comprendo. Mucha suerte!

    ResponderEliminar
  105. Realmente lamento que la Universidad ORT no mantenga su política en prohibir el uso de celulares que aplicaba en mi época 1999-2005. La verdad que los estudiantes no saben el beneficio que tienen de estudiar en una Universidad como ORT y no pueden desprenderse 4 horas de los aparatos y aprovechar... realmente penoso!

    ResponderEliminar
  106. Hola Leonardo, yo fui docente universitario tambien, pero primero, obviamente, fui alumno. Y recuerdo, sientiendo aun el sopor, el aburrimiento del 90% de las clases. Si hubiera habido telefonos moviles por aquel entonces yo habria sido uno mas de esos, tus alumnos. Lamentablemente no los hubo.
    Si algo me quedo de mis aburridas clases de estadistica fue que todo en esta vida se explica con la campana de Gauss. Lo tuyo tambien. De entre esa poblacion de pasotas abulicos tiene que haber un 5% que vale el esfuerzo. No los abandones si realmente te gusta enseniar.
    He leido por ahi que te trataban de dinosaurio y me indigne. Porque no pasa por incorporar los moviles al aula como sugiere esa Profesora que, pongo la mano en el fuego, predicara en el desierto como el que mas, pero aca la va de superada. Incorporarlos es casi imposible porque por mas que les dieras clases por Whatsapp nunca verias las comillas azules. Porque ellos estarian ahi pero Whatsapeando con otra gente.
    Lo que tal vez si deberias revisar es la motivacion a traves de ejemplos que estan muy alejados cronologicamente de ellos. Lo de Orianna Falacci con Galtieri, es un clasico del periodismo y esta DPM, pero tal vez deberias buscar otros ejemplos con mas contemporaneidad o que toquen temas que les preocupen mas que la Segunda Guerra mundial. Sin ir mas lejos, en Youtube.
    Pero creo que tenes que entender que no es que tengan mala leche. Es que en esa etapa de la vida uno tiene la sensacion de que la vida esta en otra parte. De que estando en un lado se pierde lo que pasa en el otro. Y un movil es como un agujero de gusano hacia donde pasa lo que interesa a esa edad. De alguna manera el movil es como el Aleph de Borges. En esa pantallita estan la chica que me gusta, el ultimo videoclip de Pirulo y sus Pirulines, las opniones de los que vieron mi ultima selfie y podriamos seguir hasta abarcar el todo, porque al fin y al cabo todo es informacion y ese aparatito va de eso.
    Es de dificil tirando a imposible ganarle la batalla de captar atencion. Asi fueras el Robin Williams de los Poetas Muertos, la tendrias chunga. Es tu universidad la que tiene que hacerte el aguante y prohibir el uso en clase. El problema es que tu universidad es privada y temera que le baje la recaudacion. Tu universidad es la que no te merece, porque entre el cash y la excelencia, elije que te vayas, disfrazandolo de decision tuya.
    Saludos y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  107. Profe, solo al final, sus alumnos se darán cuenta que los verdaderamente interesados, que lograron salir de la alienación digital triunfarán; el resto, solo serán expectadores de como esos pocos que con corazón e inteligencia llegarán a la cima, mientras ellos perdían el tiempo en chats y fotos que no harán en el futuro.

    ResponderEliminar
  108. Es evidente que la declaración-renuncia de Haberkorn ha disparado el interés en definir el punto. Entiendo lo que sucede en las aulas como un indicador interesante, y nos señala un error a corregir. Cuando tenemos una pregunta, deseamos y apreciamos la respuesta. Si la respuesta llega antes de ser formulada la pregunta, entrará por un oido y saldrá por el otro. El sistema educativo en vigencia RESPONDE PREGUNTAS QUE JAMÁS SE FORMULARON.
    PROPUESTA: La transferencia de contenidos requiere convocar la atención del estudiante. Previo a ello estará activo el interés en el tema que sea. En el perfil del APRENDEDOR sólo ingresa información que el mismo decida aceptar o buscar por su cuenta. El profesor mismo será una herramienta para su aprendizaje, y al asumirse soberano-protagonista de su instrucción, también será responsable del resultado. De esto se desprende que la principal formación se refiere a instalar "EL APRENDEDOR" como actitud adulta de autogestión, una superación del sistema autoritario que agoniza.

    ResponderEliminar
  109. Estimado,
    Es muy bueno que la gente lleve a cabo con gusto su profesión. Y si lo desea dar a conocer, pues que lo haga.
    Pero lo que no resulta feliz es denigrar a otros profesionales ("los maestros ya no corrigen las faltas ortográficas...") y echar la culpa afuera respecto a un tema con el que no pudo liderar adecuadamente.

    Saludos
    Mtra. Sara Correa

    ResponderEliminar
  110. Creo que es una posición facilista que tiene una visión recortada de la realidad con la que se mueven los chicos hoy en día con la tecnología. Existen herramientas docentes que incluyen las tecnologías como recursos pedagógicos para incrementar la comunicación y facilitar el aprendizaje. Es fácil decir "basta, me voy" para no adecuarse y no aggionarse a las nuevas formas de comunicación. Es cierto que existe un cierto desinterés para estar informado por parte de las nuevas generaciones, y quizás se deba a la sobreinformación reinante en la red, pero ni prohibir el uso, ni abandonar el barco, ni descartar la motivación con la incorporación de la tecnología, hará que esto cambie. Adecuarse a las nuevas formas es fundamental para todo docente. Sino seguiriamos dando clases con el resumen Leru de hace medio siglo.

    ResponderEliminar
  111. Concuerdo en varios aspectos del post y en otros no.

    Soy docente y creo que el mayor problema con el que nos hemos encontrado en esta nueva realidad educativa y social, es admitir que el "conocimiento" ya no pasa por nosotros (los docentes).

    Si pretendemos que los estudiantes vayan tras nuestro al mejor estilo del flautista de Hamelin, encantados por la selección de contenidos que realizamos a partir de nuestros propios gustos y pasiones, entonces perdimos diez a cero.

    El docente debe formar equipo con sus estudiantes y "desmenuzar" el conocimiento que se aborda a partir de algunos contenidos que podemos seleccionar previamente, pero por lo menos habiendo hecho una investigación previa de sus propios intereses.

    ¿Tengo que tratar a varias generaciones de incultas por no saber que varios de los conceptos inherentes a la relatividad especial expresadas en la película Interstellar, y publicadas hace más de cien años no sean entendidas o aceptadas?
    No. Miremos juntos la película (que ellos mismos consiguen) y la analizamos juntos, y debatimos. Y ahí el interés crece.

    Que a veces me da gana de tirar la toalla, debo admitir que muy a menudo, y sin embargo ya me habían advertido acerca de eso, así como de que me iban a pagar poco, cuando daba mis primeros pasos en la docencia. Y me lo dijeron grandes docentes que recuerdo con mucho cariño.

    De todas formas, te felicito Leonardo, por la valentía de poner en el tapete tus sentimientos y que tus declaraciones sean objeto de debate. Con todo lo bueno y lo malo que conlleva.

    Un cordial saludo.

    Prof. Pablo Vaz

    ResponderEliminar
  112. Muy buena la decisión, más que llenar nuestras almas de gozo, nos hacemos mas daño enseñando a personas que ni interés les causa una materia de su especialidad. Eso es por que la universidad no seleccionó bien a sus ingresantes o sencillamente son obligados a estudiar(falta de orientación vocacional), en mi universidad es peor, aquí los estudiantes reclaman si salen mal en un curso y son apoyados por las mismas autoridades que casi obligan a los docentes a que promuevan a todos los estudiantes, no importa si aprendieron algo o nada (como es el caso) y a eso se acostumbraron los estudiantes, soy docente de matemáticas y con eso ya se abran imaginado mi situación. Mucha suerte profesor.

    ResponderEliminar
  113. En efecto los tiempos han cambiado, no me queda duda. Que un profesor debe adaptarse a la evolución de la tecnología? Creo que sí. Sin embargo, en lo que no estoy de acuerdo es en que se deba aceptar que porque hoy existe Internet, el celular y miles de cosas más, se deba abrir el espacio a la falta de respeto. Internet abre un mundo de posibilidades, mucha información y un sin fin de intercambios. Pero cada cosa en su momento y en su espacio. El profesor no está en contra de la evolución de la tecnología, solo no está de acuerdo en la forma como esa "evolución" está tomando el espacio que no le corresponde.
    Que pasa si sacamos la discusión de las aulas y nos la llevamos a la mesa? Invitamos amigos a cenar a casa, invertimos gran esfuerzo en preparar una velada agradable. La cena, el vino, la música. Nuestros amigos llegan y desde que lo hacen están mas pendientes del celular que de la velada. Agradable? No verdad?
    No se trata de pelear con las nuevas tecnologías sino de darles el lugar y el momento que les corresponde. La híper-conexión de hoy nos lleva a ser maleducados y a privilegiar las conexiones virtuales (mensajes de whatsapp, videos de youtube, estados de Facebook, mensajes en twitter, fotos/videos de snapshat, etc) a las reales.

    ResponderEliminar
  114. Es muy interesante discutir acerca de los usos que se le puede dar a un celular en materias académicas, pero el punto que pone el profesor es en la capacidad de interesarse en lo que se habla en clases... en la falta de respeto y conciencia de que están en ese lugar para aprender y ser profesionales algún día.
    El desinterés...

    ResponderEliminar
  115. Carlos
    Con cada renglón que leía escuchaba nuevamente los lamentos de mi esposa quien ha sido maestra de nivel medio superior durante 30 años y precisamente este añod se ha dado por vencido igualmente que Leonardo, por las mismas razones, falta de interés, abulia, desgano, distracción con los implementos electrónicos y una ignoráncia completa por parte de los estudiantes.
    Nada tiene que ver la vocación o el interés del profesor ante una muralla de apat+ia e ignorancia por parte delos alumnos, quienes, como dice Leonardo, ni su nombre saben escribir y, cuando seles corrige, se molestan e incluso los padres (sobreprotectores) acuden a discutir con el maestro evidenciando de donde han obtenido su poco bagaje los muchachos, triste, muy triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo invito a Ud y su esposa a leer NATIVOS E INMIGRANTES DIGITALES por MARC PRESNKY. Nos da una respuesta valida, desafiante y a la vez esperanzadora y aliviadora a estas sensaciones vividas en el aula.-
      Afectuoso saludo

      Eliminar
  116. en ves de tirar la toalla simple aproveche
    haga un trabajo de creacion de sitio en facebook o blog
    o ocupe la nueva tegnologia evolucione con ella y use esa arma mesclando con la noticias antiguas tanto cuesta evolucionar a un dato se puede poner en el salon un bloqueador de señal para evitar su uso

    ResponderEliminar
  117. Siento mucha pena ver docentes que generalizan juicios de valor sobre una juventud que yo ko veo. Seguramente que como docente he aprendido a adaptarme a nuevos contextos culturales, sociológicos y tecnológicos y en vez de verlos como "enemigos "los veo como una maravillosa oportunidad de aprender y crecer con mis alumnos.

    ResponderEliminar
  118. Maestro: Un testimonio de lo más real y conmovedor. Vivimos tiempos de hiper-información y --lamentable-- una empatía cada vez más atrofiada. Le deseo la mejor de las suertes en su nuevo camino, sea éste cual fuere, a la vez que solicito su autorización para reproducir su texto en mi blog, mismo que actualizo cada domingo, y que puede visitar en http://contraluzcoah.blogspot.com/ Quedo en espera de su respuesta. Un abrazo solidario desde México.

    ResponderEliminar
  119. Los invito a leer NATIVOS E INMIGRANTES DIGITALES por MARC PRENSKY.
    Son una nueva generación que procesa la información de manera diferente. Y los profesores debemos comprender estos conceptos para poder disminuir la brecha genEracional, repensar la metodología de estudio y los contenidos de forma tal de aprovechar y potenciar al maximo sus capacidades y producir el mejor rendimiento academico.-
    Con sincero respeto, debo admitir que me sorprende que como prediodista, que forman parte de las redes de comunicación, no pueda lidiar con este concepto "NATIVOS DIGITALES"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://www.youtube.com/watch?v=eYSj0k2aY-s

      Eliminar
  120. Solo lo resumo en una palabra "ZEITGEIST" vean ese documental ahí hablan de la verdadera realidad y como todo es un engranaje de algo mas grande y complejo como un "Matrix" que nos mantiene secuestrados y prisioneros de una cultura en decadencia por eso existen esos medios de distracción masiva como "Las Redes Sociales" donde abunda y esta orientada a la estupidez.

    ResponderEliminar
  121. Aun, con la espeluznante e inherente sensación por la que atravesó mi garganta, tan solo hace unos minutos, cuando finalice la lectura de “la carta de un profesor uruguayo”, solo podría hablar de la frustración de estar frente a un grupo de alumnos, cuyos no están interesados en la clase por razones externas o podría explicarles que hay otro camino.
    Aunque indudablemente el profesor dijo que había llevado películas, reportajes y demás, ellos seguían desinteresados. Personalmente acotaría que el quizás el debió cambiar su planificación en el momento que no le funciono con temas más actuales y no seguir intentando cosas que le resultaron bien años anteriores. Paulo Freire dijo: “Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su producción o su construcción. Quien enseña aprende al enseñar y quien enseña aprende a aprender”. Entonces me atrevo a decir: que el docente uruguayo no se tomó el tiempo que es necesario para conocer a su alumnado y que solo implemento prácticas creyendo que funcionarían, como lo venía haciendo repetitivamente los últimos años. Porque si le hubiese llegado a su grupo las cosas hubieran sido totalmente distintas.
    Siempre hay que ver los dos lados de una moneda, antes de dar una opinión. Él dijo: “No quiero ser parte de ese círculo perverso. Nunca fui así y no lo seré”. Todos sabemos que hoy en día, “Internet” es una herramienta de fácil y rápido acceso, para la mayor parte de la población. Nos permite comunicarnos con nuestros familiares instantáneamente, buscar información, leer el diario sin cortar un árbol, entre otros. Es todo muy lindo, pero hay una grieta. Ya que los jóvenes, son quienes están inmersos en la era de la tecnología y no los docentes como debería serlo. A pesar de que han tenido capacitaciones, no están acostumbrados a implementar otras alternativas, porque sale de su zona de confort.
    Para concluir les propondría un trato, observando la circunstancia definitivamente es mejor que seamos amigos de la tecnología usándola responsablemente, aprovechando todo su potencial y no estar en contra, dado que no resultaría bien. Según Pablo Freire: “mientras enseño continuo buscando, indagando. Enseño porque busco, porque indague, porque indago y me indago. Investigo para comprobar, comprobando intervengo, interviniendo educo y me educo. Investigo para conocer lo que aún no conozco y comunicar o anunciar la novedad. En Pedagogía de la Autonomía”

    ResponderEliminar
  122. Soy docente jubilada , pienso que la motivación en la enseñanza aprendizaje nunca fue fácil , hay que buscar las herramientas necesarias para que los alumnos se sientan actores de la clase , los medios audiovisuales , internet etc suelen ser buenas propuestas para comenzar un tema ¡ seria conveniente antes de renunciar al cargo docente , tratar de entusiasmar a los alumnos, buscando en facebook ,u otra red social un tema que sirva como disparador en la clase En mi asignatura biología trabaje con talleres , audiovisuales , lluvia de ideas etc para lograr la motivación y que el aprendizaje fuese aceptable . Sr profesor , respeto su reflexión y le deseo mucha suerte

    ResponderEliminar

Últimos comentarios

Páginas vistas

Etiquetas

accidentes de tránsito Alejandro Atchugarry Alimentación Álvaro Moré Amodio Pérez Ancap Argentina aviación Bolivia Brasil Carlos Koncke; Alejandro Vegh Villegas Carlos Liscano Cesáreo Berisso charrúas Che Guevara. Checoslovaquia Ciudad de la Costa Comunidad Jerusalén Creative Commons Crónicas de sangre sudor y lágrimas Crónicas y reportajes Cuba Cultura Daniel Vidart delincuencia Democracia Derechos humanos diarios dictadura dictadura. Doble discurso europeo Eduardo Galeano Eduardo Pérez Silveira. Libros educación empleados públicos Engler entrevistas Evo Morales Fernández Huidobro financiamiento de los partidos políticos Fútbol Gabriel Ohanian Gabriel Pereyra Gavazzo Gente que no sabe leer y tergiversa lo que uno escribe Grasas trans (transexuales) guaraníes Gustavo Zerbino Historia historia reciente Historias tupamaras Historias uruguayas. Hugo Batalla Intendencia de Canelones internet Israel Italia Jaime Roos Jorge Batlle Jorge Zabalza Jose Mujica Juan Salgado La República Leonardo Sbaraglia Liberaij Libros Libros. Liber Luis Almagro Luis Lacalle Maltrato animal Maracaná Marcelo Estefanell Medio ambiente Milicos y tupas MLN-T Montevideo Música Neber Araújo nombres raros Oscar Tabárez Palestina Paraguay Partido Colorado Partido Comunista Paz Peñarol periodismo periodismo cloacal Perú Plagios y otras situaciones dudosas Pluna Política uruguaya Pollo homosexualizante Primavera de Praga publicidad Raúl Sendic redes sociales Relato Oculto Renzo Pi Hugarte sabihondos Salud Sin comentarios sindicatos Sirios en Uruguay Sobre lo políticamente correcto Sonia Breccia Televisión terrorismo tortura trabajo Uruguay Venezuela Víctor Hugo Morales. Violencia doméstica Visto y/o oído zoológico

Atención

Los derechos de los textos
publicados en El Informante
pertenecen a Leonardo Haberkorn.
No se permite la reproducción
sin autorización del autor.